Noticias

«La manada de Manresa» solo es condenada por abuso

La Fiscalía ha considerado los seis asaltos de un grupo de jóvenes, conocidos como «La manada de Manresa» contra una menor de 14 años en estado de embriaguez un delito de abuso y no de agresión porque no medió «violencia o intimidación».

Los abogados de la víctima acusan a seis hombres de haber violado a la niña en una caseta abandonada durante un botellón en octubre de 2016. El juicio contó con los testimonios de los seis jóvenes y de un séptimo, acusado de masturbarse mientras presenciaba los hechos sin haberlos impedido.

El por qué de esta consideración se encuentra en una interpretación que la Fiscalía hace del Código Penal sobre delitos contra la libertad e indemnidad sexual. Según esta normativa, la diferencia entre abuso y agresión radica en el empleo de violencia para cometer el acto sexual. No hay consentimiento en ninguno de los casos, pero el matiz entre uno y otro está en la fuerza física y en la intimidación. La agresión sexual conlleva más pena cuando hay penetración.

Esta calificación de «abuso» en lugar de «agresión» se produce a las puertas de un probable cambio del Código Penal, que considerará todo ataque sexual como «agresión» o como «violación», pero también pocos días después de la sentencia del Supremo contra La Manada, que envía un mensaje de dureza hacia comportamientos sexuales de desigualdad.

La Fiscalía admite que no hubo consentimiento, pero, al mismo tiempo, mantiene que no se produjo ni violencia ni intimidación, por lo que se ha centrado en todo lo que le ofrece el capítulo II de los delitos contra la libertad e indemnidad sexual del actual Código Penal.

Es decir, todo lo que castiga y aumenta las penas del «abuso sexual»: la falta de consentimiento, una víctima menor de edad y con la voluntad anulada por las drogas, una situación de superioridad y un acto en grupo. Toda esa carga también podría estar en la «agresión sexual», pero conllevaría penas más altas y entroncaría con el espíritu de la reforma del Código Penal y con el del Tribunal Supremo.

Sólo habría bastado que la Fiscalía hubiera entendido que existió violencia o intimidación, pero no lo entendió así y los acusados solo podrán ser juzgados por penas que oscilan entre los 10 y los 12 años de cárcel, las máximas dentro de esa calificación. Es necesario actualizar de una vez el Código Penal para que no vuelvan a producirse sentencias de este tipo y que estos juicios sean ejemplares para evitar más agresiones sexuales, sobre todo a menores.

Los acusados de «la manada de Manresa» no son menores migrantes, como se afirma desde Vox

El diputado de Vox Ignacio Garriga, célebre por declaraciones como «La sanidad universal y gratuita es una lacra«, aseguró a través de Twitter que los integrantes de la denominada ‘manada de Manresa’ eran menores extranjeros no acompañados (MENA).

Los MENA son aquellos niños/as y adolescentes, menores de 18 años, de origen extranjero, que se encuentran separados de sus padres por diferentes motivos (separación durante la migración, fallecimiento durante la travesía, etc.) y que tampoco están bajo el cuidado de ningún otro adulto, por lo que el estado se hace cargo de ellos. 

El diputado de Vox manifestó su «respulsa a los que callan cuando la violación es producida por un inmigrante ilegal, en este caso MENA’S» en referencia al caso de la ‘manada de Manresa’. Sin embargo, esta declaración es falsa y solo busca señalar y culpabilizar a estos migrantes, que al ser menores y no estar acompañados de una persona adulta, se sitúan automáticamente en una situación de desamparo y de riesgo.

Asimismo, ni tan siquiera son todos inmigrantes como han dicho algunos medios de comunicación. La nacionalidad de los 7 acusados es: 3 españoles, 3 cubanos y 1 argentino.

La Audiencia Provincial de Barcelona ha asegurado a Eldiario.es que los siete acusados de violar a una menor de 14 años en Manresa eran mayores de edad cuando presuntamente cometieron el delito. Precisamente por eso, este hecho se está juzgando en la sección 22ª de la Audiencia Provincial de Barcelona y no en un tribunal de menores.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: