Derechos y libertades Internacional

El comentario racista de Trump contra Ocasio-Cortez y otras congresistas demócratas: «Vuelvan a los países de donde vinieron»

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha atacado hace pocas horas a las congresistas del partido demócrata con unos tuits racistas donde las acusaba de no ser ciudadanas estadounidenses de nacimiento.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha atacado hace pocas horas a las congresistas del partido demócrata con unos tuits racistas donde las acusaba de no ser ciudadanas estadounidenses de nacimiento.

Trump no mencionó a quién estaba atacando de manera directa, aunque todo parece indicar que sus tuits se dirigía a  Alexandria Ocasio-Cortez, neoyorquina de cuna de origen puertorriqueño; la afroamericana Ayanna Pressley, nacida en Cincinatti y criada en Chicago; Rashida Tlaib, natural de Detroit de padres palestinos; e Ihlan Omar, que llegó a EE UU de niña procedente de Somalia.

Ellas forman parte de un grupo de demócratas, que son mujeres de color y que se han expresado en contra de las políticas de inmigración de Trump y que condenaron la semana pasada las condiciones de los centros de detención fronterizos. Se las conoce como «el escuadrón» (squad) por su activismo.

«Qué interesante es ver a las congresistas demócratas «progresistas», que originalmente vinieron de países cuyos gobiernos son una catástrofe total y completa, los peores, los más corruptos e ineptos del mundo (cuyo gobierno ni funciona), alzar la voz y decirle con desprecio al pueblo de los Estados Unidos, la nación más grande y poderosa de la Tierra, cómo se tiene que gobernar. ¿Por qué no vuelven y ayudan a arreglar los lugares totalmente rotos e infestados del crimen de donde vinieron? Después que vuelvan aquí y nos muestren cómo se ha hecho. Estos lugares necesitan su ayuda desesperadamente».

Ante este tipo de comentarios debemos de resaltar que el abuelo de Donald Trump era un inmigrante alemán, el abuelo Friedrich, que se mudó de Nueva York a Seattle, al calor del boom minero en la zona, y allí regentó un burdel.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: