Noticias

Jaime Botín y la justicia: un avión privado en offshore, un Picasso de contrabando y una cuenta en Suiza

Jaime Botín, el millonario hermano del fallecido Emilio Botín, se está convirtiendo en un habitual de la prensa por sus problemas con la justicia española.

Nueve meses de cárcel por comprar un jet privado a través de una offshore

Botín ha trasladado a España y disuelto su sociedad Cherokee Bay Ltd, la firma radicada hasta hace unos meses en el paraíso fiscal de Guernsey que formaba parte del entramado societario con el que el multimillonario y máximo accionista de Bankinter defraudó, según la Fiscalía de Madrid, 1.014.298 euros a la Hacienda española con la adquisición de un avión privado en el año 2012.

Esa operación propició una denuncia del Ministerio Público por delito fiscal en 2017 que es uno de los procedimientos judiciales a los que ha hecho frente en los últimos años Botín. El banquero, de 83 años, alcanzó un acuerdo con la Fiscalía y la Abogacía del Estado para aceptar una pena de 9 meses de cárcel (que implicaba no entrar en prisión) y abonar una multa de medio millón y la devolución de la cantidad defraudada. Pero el enfado de Botín por la publicación de su condena en la prensa dinamitó el pacto.

Según el Registro Mercantil, a finales de mayo, el propio Botín decretó la extinción voluntaria de Cherokee Bay SL tras trasladarla a España, «dejando de ser sujeto de derechos y obligaciones«. Para ello, nombró liquidadores a dos personas de su máxima confianza, Rocío Utrera y Ricardo Egea, ambos imputados en el procedimiento por ese presunto delito fiscal relacionado con la compra de su jet privado.

300 000 por ocultar dinero en Suiza

Además de haber defraudado a Hacienda con su sociedad Offshore, el mes pasado, Emilio Botín vio como el Tribunal Supremo confirmaba una multa de 300.000 euros por una infracción muy grave de la Ley del Mercado de Valores, por el incumplimiento del deber de comunicación y difusión de participaciones significativas en Bankinter, banco del que Botín es primer accionista y del que ocultó una participación superior del 7% que tenía en Suiza.

En la sentencia se fija como doctrina que el artículo 99 p) de la Ley del Mercado de Valores, que tipifica como infracción muy grave la inobservancia del deber de información «cuando exista un interés de ocultación o negligencia grave, atendiendo a la relevancia de la comunicación no realizada y a la demora en que se hubiese incurrido, debe interpretarse en el sentido de que se trata de una información de carácter permanente, de modo que el plazo de prescripción de cinco años, a que se refiere el artículo 101 bis del citado texto legal, debe comenzar a contarse desde el día en que finalizó el incumplimiento del deber de comunicación en que consiste la conducta infractora«.

En octubre de 2013, la CNMV ya pidió a Economía sancionar al banquero por ocultar en Suiza la participación real que tenía en Bankinter. El tío de Ana Patricia Botín, actual presidenta de Banco Santander, declaraba tener un 16% del banco y en realidad tenía un 23%.

Un Picasso de 26 millones de contrabando

Botín ya había esquivado a la justicia cuando anularon su sentencia por «cuestiones procesales» en el juicio por el contrabando de un Picasso calorado en 26,2 millones de euros, Cabeza de mujer joven, interceptado en Córcega agosto de 2015 cuando viajaba para su venta en Suiza a bordo de su yate Adix, también a nombre de la sociedad Cherokee Bay, pese a la prohibición expresa de la Audiencia Nacional y el Gobierno español.

Botín tenía contratado un vuelo privado para trasladar la obra hasta Ginebra, tanto que el capitán había embalado el cuadro y lo tenía preparado para su siguiente viaje. Así lo localizaron los servicios aduaneros franceses, que inspeccionaron el velero e se incautaron del picasso, que fue trasladado a España y se encuentra desde entonces en los almacenes del Museo Reina Sofía. Del juicio depende su incorporación al patrimonio nacional.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: