Política estatal

Cuando el PSOE pudo gobernar con IU, pero prefirió la corrupción de CiU

El domingo 6 de junio de 1993 se celebraron elecciones generales en España. Serían las sextas elecciones realizadas desde la Transición y sirvieron para renovar los 350 escaños del Congreso de los Diputados.

En los comicios, la hegemonía del PSOE entró en crisis por primera vez desde su llegada al poder en 1982. Aunque perdió menos de un punto porcentual con respecto a la elección anterior, e incluso logró obtener más de un millón de votos más, la repentina irrupción del Partido Popular al recibir el 34.76% de los votos significó una dramática pérdida de escaños para el partido gobernante, recibiendo el PSOE tan solo una mayoría simple de 159 bancas contra 141 del PP.

A pesar del bloqueo parlamentario inicial, González logró un pacto de investidura con los partidos nacionalistas de Cataluña y el País Vasco (CiU y el PNV respectivamente) por lo que fue reelegido Presidente del Gobierno por cuarta vez consecutiva y el candidato por el Partido Popular, José María Aznar, repitió por segunda vez como líder de la oposición.

Pero el PSOE tenía otra posibilidad, parece que la historia se repite. La Izquierda Unida de Julio Anguita se presentaba como un rival del PSOE a los comicios y no como un posible aliado, una coalición habría dado como resultado una mayoría de 177, imposibilitando de plano una investidura de derechas y privando al PP de arrebatar a González el gobierno, teniendo este la posibilidad de decidir entre IU y CiU y PNV para volver a ser investido.

Estos extraños bailes ideológicos hicieron que la posición de Aznar como líder de la oposición y del PP en general se viese consolidada. Finalmente, el PSOE resolvió pactar con CiU (quien más tarde pactaría con Aznar), rompiendo definitivamente con Izquierda Unida, y resultando González investido para el que sería su cuarto y último mandato.

El 25 de julio de 2014, Jordi Pujol reconoció en un comunicado enviado a varios medios​ haber ocultado a la Hacienda Pública durante 34 años un dinero ubicado en el extranjero y acumulado durante sus años de poder entre socialistas y populares.

Según varios medios, se trataría de en torno a cuatro millones de euros (aunque otras fuentes hablan de más de 1000), ubicados en Andorra,​ que se habrían beneficiado de la amnistía fiscal (o regularización extraordinaria) promovida por el Gobierno del Partido Popular en 2012.

Parece que en el PSOE no han aprendido nada.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: