Noticias

Confirmada la asfixia en la autopsia de Ilias Tahiri, el joven fallecido en un centro de menores de Almería

La autopsia confirma que Ilias T. murió asfixiado por la excesiva fuerza y violencia durante lo que llaman “protocolo de contención” en el centro de menores de Oria, Almería.

Hasta seis guardias del centro ataron al chico a la cama de una habitación, según quedó reflejado en un vídeo. Tal fue esta violencia, que estos resultados de la autopsia enviados al juzgado de Purchena reflejan “congestión y hemorragias agudas” en todos los órganos que pudieron provocar la parada cardiorespiratoria.

El forense señala “Ruptura aguda de septos alveolares. Edema. Hemorragia aguda. Congestión. Aspiración agónica” y “no descartaba la compresión abdominal o la sofocación con almohada/colchón en esta muerte»

La Junta de Andalucía, el centro y la entidad gestora (GINSO) siguen sin dar explicaciones. Hasta la fecha, tanto el centro, como la entidad gestora del mismo (GINSO), la Junta de Andalucía y la Consejería de Justicia han silencio. Sin embargo, hasta el pasado 15 de julio la juez no encargó a la Guardia Civil un informe sobre los vídeos captados por distintas cámaras el día de los hechos, así como la identificación de las personas implicadas en la aplicación del llamado “protocolo de contención” y la toma de declaración a las mismas.

Llama la atención que la asociación que lo gestiona, Ginso, cuente con una larga trayectoria de incidentes y escándalos, incluso con otra muerte similar en Madrid, en 2011, y el centro tardó diez horas en comunicar a los padres el fallecimiento

Según lo descrito en el informe preliminar del forense que llegó inicialmente al juzgado: “Se le ve en prono [boca abajo], con la cabeza apoyada en almohada y colchón y se le ejerce presión con una rodilla en la escápula izquierda y con una mano en la espalda, aparte de sujetarle la cabeza (da la impresión que está aprisionada contra la almohada y el colchón)”. “Para colocarle las bridas se sientan en las extremidades inferiores y le hacen presión sobre zona lumbar; a los diez minutos, cuando está sujeto de pies y manos, deja de moverse y continúan poniéndole el cinturón abdominal, ya sin resistencia y sin percatarse de que el chico ha perdido la conciencia (se van quitando de encima poco a poco porque ya no hace fuerza)”. A los 15 minutos, al ver que seguía inmóvil, llaman al médico”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: