Política estatal

Malena Contestí, diputada de Vox, dimite de sus cargos por el descontrol económico de la formación

La diputada del Congreso de los Diputados por la formación de ultraderecha Vox, Malena Contestí, anunció ayer que deja sus cargos en el partido y que, aunque mantendrá el acta, tramita su salida de la formación.

Contestí explica también que el presidente de la coalición, Jorge Campos, le encargó responsabilizarse de la tesorería de Actúa Baleares el 9 de abril y que en junio renunció a este cometido «por honestidad como persona, como profesional y como española» debido precisamente a las dificultades antes mencionadas.

La dimisión, según explicó, la lleva a cabo «tras las informaciones sobre las presuntas irregularidades en Actúa Baleares aparecidas en los últimos días, y no habiendo recibido explicaciones satisfactorias» de la dirección. La diputada, que ocupaba una de las cuatro vicepresidencias de la formación toma esta decisión «con efecto inmediato, habiendo ya sido notificado al presidente mediante burofax«.

Durante la campaña electoral Vox recibió diversas donaciones pero la tesorera nunca pudo ejercer el control contable sobre este dinero ante la negativa de la dirección a pasarle la información.

La transparencia en las donaciones fue uno de los motivos que provocó la renuncia irrevocable de la anterior tesorera de Vox en las Islas, Núria Díez, que se vio impotente para realizar la auditoría de la formación que preside Campos.

La ex tesorera de Actúa Vox, como ha venido informando El Mundo, ha dejado constancia ante notario de que le resultó «absolutamente imposible» desarrollar su trabajo «dadas las muchas trabas encontradas, la imposibilidad de acceder a los datos bancarios, facturas, certificado digital, datos de donantes, etcétera».

Díez señalaba en el acta notarial la falta de información sobre las donaciones y en otro punto comenta que gran parte del Comité Ejecutivo de Actúa «ha cobrado altísimas minutas por su esfuerzo desde su creación«.

El digital OKdiario desveló que cinco miembros de la cúpula de Vox en Baleares se pusieron sueldos camuflados como falsas asesorías. Asegura que el presidente de Vox Actúa Baleares, Jorge Campos, se asignó una dieta de 2.350 euros al mes mientras que el secretario general, Sergio Rodríguez, recibía 2.000 euros al mes. La ahora diputada en el Congreso Malena Contestí cobraba 1.600 euros y la diputada en el Parlament y concejal Idoia Ribas, 1.000 euros. Finalmente, Sandra Barceló, concejal en Cort, percibía 2.000 euros mensuales. Cobraron estas dietas en concepto de asesorías al partido.

Díez señala que presentó la dimisión el 12 de junio mediante un burofax. Dice textualmente en el acta notarial que dimitía «tras 30 días de infructuosos esfuerzos para auditar las cuentas» del partido. Añadía que «la decisión fue irrevocable y que mi partido, Vox, jamás me encomendó dicha tarea [auditar las cuentas] ni tuvo nada que ver con la contabilidad de Actúa«. La auditoría se la encargó Campos por orden de la dirección nacional del partido y sobre las cuentas de Actúa Baleares, formación que acudió a las elecciones en coalición con Vox y bajo esta marca. 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: