Feminismo

Un joven estrangula y mata a palos a su exnovia de 15 años por celos

Un joven de 19 años asesinó brutalmente en Argentina a su exnovia, Emilce Ayala, de 15 años luego de enterarse de que la chica había comenzado una nueva relación. La víctima fue encontrada sin vida en la parte trasera de la residencia de su atacante, Tobías Zuchelli.

Los agentes del caso señalaron que el grado de ira con el que se cometió el asesinato los había sorprendido. «La mató a golpes, a palazos y la estranguló con sus manos. Se ve que no paró de pegarle hasta matarla. Y todo fue tan violento que hasta le sacó los dientes», revelaron.

El crimen ocurrió en la noche de este jueves en la localidad de Isidro Casanova, en la provincia de Buenos Aires, informó el diario Crónica. Su cuerpo presentaba visibles golpes y marcas de estrangulamiento. Se presume que recibió en reiteradas ocasiones fuertes puñetazos y golpes con un palo encontrado cerca de la escena.

Zuchelli se había separado de la adolescente a finales de julio, pero la acosaba para que retomaran su relación sentimental. Los insultos mantenían asustada a la menor y llevaron a sus padres a prohibirle cualquier acercamiento al muchacho, según el informe policial.

El 29 de agosto, Tobías esperó a Emilce a la salida de su colegio y la convenció para que lo acompañara hasta su casa, argumentando que solo quería hablar. Al llegar a su casa, cometió el asesinato.

Zuchelli les confesó el crimen a sus abuelos, con quienes compartía la vivienda y escapó corriendo del lugar. Sus familiares encontraron el cadáver de la menor y de inmediato llamaron a las autoridades. Unas horas después, efectivos de la Policía lograron capturar a Zuchelli.

El informe policial indica que Tobías había actuado debido a que Emilce estaba con otro chico. «Esa situación lo enfureció, le hizo perder por completo la cabeza y se decidió a matarla. Si no la tenía él, no la iba a tener nadie más, el típico pensamiento de un machista femicida».

1 comentario

  1. La pena de muerte debe ser regla mundial sin remilgos religiosos o de los ddhh cómplices de asesinos. Ese hijo pita merece el garrote vil sentado en clavos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: