Noticias

Indignación por la detención de independentistas catalanes por, según la fiscalía, ‘planear actos terroristas’

La Guardia Civil ha detenido a nueve personas en Cataluña en una operación contra independentistas vinculados con los Comités de Defensa de la República (CDR). A estos detenidos se le imputan presuntos delitos de terrorismo, rebelión y tenencia de explosivos. Según un comunicado de la Fiscalía, podrían estar planeando llevar a cabo acciones violentas entre el aniversario del referéndum del 1-O y el anuncio de la sentencia del juicio por el procés independentista, prevista para este mes de octubre.

En la operación se han practicado diez registros en los que la Guardia Civil se ha incautado de documentación, material informático. Sin embargo, en la nota de prensa hecha pública por la Guardia Civil, en los registros se ha localizado abundante material y sustancias, consideradas precursores para la confección de explosivos, susceptibles (a espera de confirmación por los especialistas) de ser empleadas en la fabricación de artefactos.

Esta incautación de material tan poco definida, junto con que la Fiscalía se refiere a estos independentistas como»grupo terrorista», ha despertado las críticas de una parte de la sociedad que cree que estas detenciones están más enfocadas de cara al aniversario del referéndum catalán que por representar un peligro real.

Uno de los más destacados ha sido el periodista Miguel Ramos, que creó un hilo en la red social Twitter donde analizaba la situación. «Disculpen si de entrada no me creo que haya nadie del movimiento independentista catalán preparando bombas, y menos aún varias personas de manera coordinada. Cuando vea las bombas me lo creeré. Si de momento solo tiene una olla, un petardo de ‘correfocs’ y un mechero, pues no», escribió en su perfil en Twitter.

Ramos continuó: «No son pocas las operaciones contra grupos anarquistas que he visto caer por su propio peso, con pruebas totalmente cogidas con pinzas e interpretadas para parecer lo que no es. Eso si, hasta que se demostró la inconsistencia de las pruebas, mucha gente comió años de cárcel».

«Da igual que en verdad sean inocentes. El daño ya está hecho: le joden la vida a varios jóvenes, criminalizan a todo un movimiento, promueven la paranoia entre activistas y venden su relato al público, que mayoritariamente quiere creer esta versión para justificar sus prejuicios», explicaba el periodista.

«Y por supuesto, desvían la actividad de las organizaciones del entorno político al que pertenecen los investigados, que deben dedicar tiempo y recursos para atender el caso. Es una manera más de desactivar. Pero promueven una cosa que ellos no conocen: la solidaridad», sentenciaba Ramos.

Periodistas «expertos en seguridad»

El periodista Hibai Arbide Aza también ha dado su punto de vista sobre el tema. En este caso, llamando la atención sobre el trato de la prensa generalista al independentismo calalán.

El periodista escribía una breve asociación en su cuenta personal de Twitter: «Guardia Civil: percutores con los que se podría elaborar explosivos ——> Tertulianos: Tenían explosivos ——> Políticos: Exigimos la condena de los actos terroristas». Tras esto, añadía una explicación donde asegura que «es impresionante que sean los mismos periodistas «expertos en seguridad» que explicaron sin atisbo de dudas operaciones «antiterroristas» anteriores que quedaron en nada los que hoy estén afirmando sin lugar a dudas que se trata de un grupo terrorista desmantelado».

Falsas acusaciones de terrorismo

Un caso paradigmático y reciente de falsas acusaciones de terrorismo fue el juicio al que se sometió a seis integrantes del grupo anarquista Straight Edge Madrid acusados de enaltecimiento del terrorismo. La Fiscalía solicitó dos años de prisión para los seis jóvenes, de entre 22 y 28 años, que fueron detenidos en 2015 que desde 2013 difundieron en redes sociales «la licitud de la lucha activa y esencialmente violenta contra el orden constitucional».

Aunque en un principio se les procesó por un delito de pertenencia a organización terrorista y otro de daños y estragos con finalidad terrorista, la Fiscalía finalmente rebajó la acusación a enaltecimiento. Juan Manuel B., alias Nahuel, y Borja M.E.-que estuvieron en prisión preventiva por estos hechos- David D.B., Francisco Javier M., Diego H. y Candela B.

El caso de su juicio se hizo famoso por algunos de los tuits que se incluyeron en la investigación judicial por organización terrorista. Unas publicaciones en la red social muy lejanos a la actividad armada. Entre ellos, un tuit que decía «Goku vive, la lucha sigue» o algunas citas del filósofo H.Marcuse.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: