destacado

¿Quién financia y quién está detrás de la Sociedad Civil Catalana?

Las organizaciones que suelen secundar cada convocatoria de la Sociedad Civil Catalanas son xenófobas, ultraconservadoras y de extrema derecha.

Las organizaciones que suelen secundar cada convocatoria de la Sociedad Civil Catalanas son xenófobas, ultraconservadoras y de extrema derecha.

La Sociedad Civil Catalana es una asociación española de ámbito territorial catalán. De acuerdo con sus estatutos. Es una iniciativa cívico política contraria al independentismo catalán formado por simpatizantes de PP, PSC, C’s y Vox. Ha sido criticada por contraprogramar actos de partidos políticos catalanistas y movimientos secesionistas como Asamblea Nacional Catalana.

En enero de 2019 fue elegido presidente el empresario Josep Ramon Bosch, cofundador de la organización que ya presidió entre 2014 y 2015,​ sucediendo a José Rusiñol. Bosch fundó en 2013 Somatemps, un colectivo que defiende «la identidad hispana de Cataluña». Tanto el actual presidente como el anterior, eran militantes del Partido Popular.

Las organizaciones que suelen secundar cada convocatoria son xenófobas, ultraconservadoras y de extrema derecha: Falange Española de las JONS (FE de las JONS), Democracia Naciona, Soberanía y Libertad (Syl), Vox, MSR, Somatemps, la Comunión Tradicionalista Carlista, la PxC, el Casal Tramuntana y un nutrido grupo de miembros de los ultras seguidores del Espanyol, las Brigadas Blanquiazules (BBBB), incluso, en una de las últimas manifestaciones se han sumado el colectivo nazi, Hogar Social Madrid.

Respecto a esta asociación, el periodista Jordi Borràs escribió un libro titulado ‘Desmontando Sociedad Civil Catalana. Quiénes son, qué ocultan y qué hacen para impedir la independencia de Cataluña’ (Saldonar, 2015). El escrito desentraña los «acreditados vínculos» de esa organización con la extrema derecha de Cataluña y constituye un espléndido documento sobre las interioridades de esta asociación, que es en sí misma una delegación territorial torpe de la caverna española.

Según el artículo de Crític, escrito por Borràs, “Els vincles ocults de l’extrema dreta amb Societat Civil Catalana”:

«El día de la presentación, el Teatro Victoria quedó pequeño para acoger toda la gente que quería asistir. Entre el público había numerosas personalidades políticas y culturales. Desde diputados de Ciudadanos, del PP y representantes de UPyD, hasta un dirigente del PSC: Joan Rangel, que fue delegado del Gobierno en Cataluña durante el mandato de Zapatero. Ni el PSC ni el PSOE no enviaron una delegación oficial a la presentación de SCC y Rangel fue a título personal. No fue el caso, sin embargo, los representantes de la formación ultraconservadora Vox, encabezados por su secretario general, Santiago Abascal, y por la coordinadora de esta formación en Barcelona, Ariadna Hernández, asidua en las actividades del neofascista Casal Tramuntana. También el partido xenófobo Plataforma per Catalunya (PxC) envió a cinco dirigentes encabezados por Robert Hernando, su secretario general.

En las butacas del teatro también había una delegación de enviados por la Fundación Francisco Franco, una entidad que recibe subvenciones públicas del Estado y que se dedica a alabar y exaltar la figura del dictador fascista. Por si esto fuera poco, una representación del Movimiento Social Republicano (MSR) también estuvo presente en el acto. Hay que prestar atención en este partido neonazi, ya que forma parte de la Alianza Europea de Movimientos Nacionales , una alianza de partidos ultraderechistas europeos formada, entre otros, por la italiana Llama Tricolor, el Partido Nacional Británico o el Movimiento por una Hungría Mejor (Jobbik). El MSR también tiene contactos y muy buenas relaciones con el Vlaams Belang (Interés Flamenco ‘) y es uno de los referentes en España del partido griego Amanecer Dorado. Pocos días después de la presentación de SCC, Jorge de la Fuente, dirigente del MSR, dijo en declaraciones a la prensa que su organización había tenido un cierto peso en la producción del acto de presentación de SCC. De la Fuente remachó las declaraciones diciendo que «en muchas de las ideas que propone Sociedad Civil Catalana sobre cómo enfocar la catalanidad, podemos estar de acuerdo, porque las hemos propuestas».

¿Cómo se financia?

¿De dónde saca el dinero Societat Civil Catalana? Es la pregunta del millón. Concretamente del millón de euros (992.672 euros) que la organización antisoberanista ingresó en 2014, según confirma su propio balance económico.

En los datos que facilita la propia sociedad, las cuotas de los socios representan un 1,5% de los ingresos, 15.000 euros del total. Otro 1,4% se consigue a través de urnas y puestos de recaptación. El resto, 963.053 euros, el 97% del montante, lo obtiene la organización a través de donaciones privadas. La SCC, que gasta más de lo que ingresa, tuvo que hacer frente al pago de un total de 1.084.000 euros por las dos grandes manifestaciones que impulsó, a los que hay que sumar los gastos en comunicación y los gastos estructurales.

«El 97% de los ingresos provienen de donaciones privadas.»

Según la información del digital ultraderechista Las Voces del Puebloun dirigente del PP catalán, Enric Millo, habría mediado entre las empresas del Ibex y SCC, con la ayuda del Gobierno español, para conseguir una inyección de capital. Según las fuentes que revela el diario, entre las empresas estaría Telefónica, que habría ‘colaborado’ con la entidad gracias a la intermediación del partido conservador. Según explica el periodista Guillem Martínez a Crític, “estos potentes” accionistas, “representantes de bancos y grandes corporaciones internacionales llaman directamente a despachos de dirección de los periódicos para ordenar qué pueden o no publicar”, según lo intereses de estas empresas.

«Estos representantes de bancos y grandes corporaciones internacionales llaman directamente a despachos de dirección de los periódicos para ordenar qué pueden o no publicar”.

1 comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: