2020, el año en que las dirigentes europeas gestionaron mejor la pandemia que sus colegas varones