Noticias Política estatal

Las preferencias de Ayuso: 430 000 euros para mantener el chalet de Guaidó y 350 000 de recorte a la educación

El destino del dinero de nuestros impuestos está en manos de políticos cuyo criterio gestor se pone en entredicho cada día.

El destino del dinero de nuestros impuestos está en manos de políticos cuyo criterio gestor se pone en entredicho cada día.

En su criticada visita a España, el autoproclamado presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó utilizó, por detalle de la Comunidad de Madrid, la Residencia Santillana, un chalé de lujo de 1.462 m2. Hace dos semanas Guaidó llegó a Madrid y encontró la atención en que esperaba en Madrid.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de la capital, José Luis Martínez Almeida, se volcaron con la visita de Guaidó. Ayuso lo recibió en la Real Casa de Correos con todos los honores y celebración mientras el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pasó de él. Guaidó se marchó sin hacer mucho ruido y sin recabar los apoyos que buscaba con su gira.

Sin embargo, esta visita si levantó una gran polvareda en forma de preguntas. ¿En dónde se alojo? El opositor se instaló por cortesía del bolsillo de todos los españoles y españolas en una vivienda de lujo apenas se utiliza. En 2017, por ejemplo, solo se usó en cuatro reuniones, pero su coste es exorbitado. El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha reservado 430.117 euros para un nuevo contrato, que aún no ha sido adjudicado, que incluye el trabajo de «jardinería», «pequeñas reformas y otros trabajos», el «mantenimiento preventivo de todas las instalaciones eléctricas, de las plantas térmicas», la puesta a punto de «el software de control de instalaciones» y un «servicio de 24 horas», según se explica en el contrato.

El hermetismo sobre la actividad de esta residencia patrimonio público del Canal de Isabel II ha sido absoluto. Según ha sabido la SER, en ese chalé de lujo, entre 2009 y 2018, el Canal de Isabel II se gastó 163.945 euros en obras y reformas.

Este desmesurado gasto llama la atención cuando se compara con una noticia destapada la semana pasada: la Comunidad de Madrid destina 350.000 euros menos que en 2019. Recortes educativos de interés público, mantenimiento de lujos para el interés de unos pocos elegidos.

La Comunidad de Madrid ha recortado el presupuesto de los 26 CEIPSO madrileños, los colegios públicos en los que se imparte primaria y secundaria. Destinarán 350.607 euros menos que en 2019.

Lógicamente, las protestas por estos recortes no han tardado en llegar. CCOO dirigió un escrito hace unos días al consejero de Educación para solicitar la reversión de los recortes en gastos de funcionamiento y para que se volviera a dotar a los centros de los mismo recursos que en 2019.  “Se trata de trasladar a los centros públicos presión por la disconformidad que tiene la Comunidad de Madrid con el Ministerio de Hacienda respecto de las cantidades que esta le va a transferir para 2020. Como Madrid está disconforme, no hace presupuesto y le niega este a los centros públicos, que se convierten en rehenes de su pelea con Hacienda. Esto es denunciable e inadmisible, pues están jugando con la viabilidad de cientos de centros públicos en los que se escolarizan más de medio millón de niños y jóvenes madrileños”, ha asegurado Isabel Galvín, secretaria general de la Federación de Enseñanza de CCOO.

Galvín ha insistido en que «cualquier congelación o reducción de los fondos, más allá de este retraso, sería, en el actual contexto de crecimiento económico, injustificado». «Desde 2009 el alumnado de Enseñanzas de Régimen General ha crecido, hasta 2018/19, un 17%, o lo que es lo mismo, 94.000 alumnos», ha asegurado.

A %d blogueros les gusta esto: