destacado Noticias Política estatal

Pablo Iglesias, ante el juez del caso Villarejo: «Esto forma parte de algo mucho más grande»

"Es muy improbable que un delincuente común sustraiga un teléfono móvil y esa información acabe en manos del dueño de un grupo de comunicación", indicó Iglesias ante el juez.

«Es muy improbable que un delincuente común sustraiga un teléfono móvil y esa información acabe en manos del dueño de un grupo de comunicación», indicó Iglesias ante el juez.

«Yo estaba muy asustado. Creo que este procedimiento forma parte de algo mucho más grande», confesó Pablo Iglesias, líder de Podemos y vicepresidente segundo del Gobierno, al magistrado de la Audiencia Nacional, según la declaración a la que ha tenido acceso El Confidencial.

Iglesias compareció en 2019 ante el juez Manuel García-Castellón y los fiscales anticorrupción sobre esa sustracción de datos y la forma en la que descubrió que los archivos estaban circulando. El líder morado se personó como perjudicado en el caso Villarejo después de que se localizara en los registros al excomisario una copia del contenido del teléfono móvil personal de una de sus colaboradoras, Dina Bousenhalm.

Relató Iglesias ante el juez, según su declaración, cómo en 2015 Bousenhalm, asistente del ahora vicepresidente ya en el Parlamento Europeo y ahora miembro de la gestora del partido en Madrid, sufrió el robo de su teléfono que contendría fotos íntimas y diversa documentación personal que pudo haber sido empleada posteriormente en contra de Iglesias.

Él sabía que a Bousenhalm le habían robado el móvil y que, meses después, el 20 de enero de 2016, tuvo acceso a una información gracias a Antonio Asensio, entonces dueño del grupo Zeta. «Me llamó por teléfono y me dijo que tenía que comunicarme algo privado, algo grave, personalmente».

«Me comunicó lo siguiente: ‘Ha llegado a mi poder una tarjeta de teléfono SIM en la que habría fotografías íntimas de tu pareja y te las voy a enseñar y que sepas que ningún medio de comunicación propiedad del Grupo Zeta se va a hacer eco de estos materiales. Quiero entregártelos y quiero que los veas», recordó.

«Yo examiné en una computadora los materiales y comprobé que efectivamente se trataba de fotos íntimas, pero no de mi pareja, sino de la señora Bousenhalm. Fotografías íntimas y material que tenía en el teléfono móvil sobre trabajo, viajes…», aseguró.

«Me di cuenta de que el contenido empezaba a hacerse público en el mes de julio de 2016», indica, afirmando que es entonces cuando un medio de comunicación, ‘OK Diario’, comienza a publicar conversaciones de Telegram privadas, como aquella en la que pedía, de forma privada e irónica, «azotar» a la periodista Mariló Montero.

«No es cosa de un delincuente común». «Es muy improbable que un delincuente común sustraiga un teléfono móvil y esa información acabe en manos del dueño de un grupo de comunicación. No es algo absolutamente descartable pero es muy improbable. Después de esa reunión yo deduzco que el robo es un encargo profesional», afirmó Iglesias.

El vicepresidente expone ante el juez que hubo tres momentos «muy dolorosos» en este caso. En enero de 2016, se publica el como informe PISA, el que nunca ha tenido ningún recorrido judicial, y que hablaba de la financiación del partido desde Venezuela e Irán. El periódico dirigido por Eduardo Inda publicaba una información sobre un supuesto documento policial que afirmaba que el Gobierno de Irán había financiado al líder del partido y a su entorno para lanzar la carrera política del dirigente de izquierdas. Un informe que no llevaba el sello de ninguna unidad de las Fuerzas de Seguridad, pero que dio lugar a numerosos titulares durante meses.

En mayo de 2016, el mismo medio publica un documento en el que se le atribuye a Iglesias una cuenta bancaria en un paraíso fiscal, también sin pruebas. En el último, lo que se difunde es el contenido del teléfono móvil de su colaboradora.

«Los tres momentos son políticamente muy sensibles. En enero de 2016 nosotros habíamos ofrecido un acuerdo de Gobierno al PSOE, en el mes de mayo se habían convocado unas nuevas elecciones nacionales e incluso aparecimos en las encuestas como segunda fuerza política y en julio habíamos vuelto a hacer una oferta de coalición», recuerda Iglesias.

A %d blogueros les gusta esto: