Política estatal

PP, Feijóo y la droga

"Las investigaciones tardan años y hoy sabemos lo que ocurrió hace 10. De ahí en adelante no sabemos nada, lo que no significa que no sigan sucediendo."

«Las investigaciones tardan años y hoy sabemos lo que ocurrió hace 10. De ahí en adelante no sabemos nada, lo que no significa que no sigan sucediendo.»

Emilio R. Tilve
La relación de dirigentes del Partido Popular en la Galicia con el narcotráfico no es solo vox populi, está demostrada en numerosas investigaciones periodísticas y, no tantas, en sentencias judiciales.

Aún teniendo en cuenta que se trata de una información bastante conocida, es necesario hacer un repaso para no olvidar la gravedad de lo que sucedió. Este artículo no aporta ninguna información nueva, nada que no se haya publicado antes, simplemente es un resumen histórico a modo de recopilación de información pública.

Los años 70, la UCD y la AP de Fraga

En 1977 se crea la Xunta de Galicia y la UCD nombra al Antón Rosón primer presidente de la futura autonomía. Antón Rosón fue delegado provincial de educación popular de la Falanje de Lugo, subjefe provincial de FET y de las JONS y participó en la creación de la Alianza Popular en la Galicia, a la que volvería años más tarde. En el 79 la UCD, partido mayoritario en el país, decidió sustituirlo por el Xosé Quiroga, fundador de Alianza Política Orensana junto con el Vitorino Núñez, que finalizaría por integrarse primero en Coalición Galega y más tarde en el Partido Popular.

En esta época, finales de los 70, es cuando el famoso contrabandista Vicente Otero «Terito», que nunca llegaría a ser condenado, entra en la escena política. «Terito», que llegó a ser presidente del Celta de Vigo, acabaría recibiendo la medalla de oro y brillantes del Partido Popular después de haber sido compromisario del partido. Según el periodista Nacho Carretero, autor del libro «Fariña» sobre el narcotráfico en Galicia, «Terito» era íntimo amigo del propio Manuel Fraga.

El narcotraficante Alfredo Bea fue alcalde de O Grove en 1975 por la UCD, y en los 80 por un grupo independiente que se acabaría integrando en la Alianza Popular. El también amigo del Manuel Fraga fue condenado diversas veces por narcotráfico.

Si bien no podemos asegurar que tanto la UCD como la AP habían sido financiados por el narcotráfico, las vinculaciones e incluso las militancias de estos narcotraficantes con los dos partidos van más allá de la evidencia. Los primeros presidentes, no electos, compartieron partido, la UCD, con un narcotraficante condenado, que llegó a ser alcalde, también no electo. Después se pasaron a la Alianza Popular del Manuel Fraga. La relación de ambos partidos con el narcotráfico es incontestable desde los años 70 hasta ahora, cuando «Terito» aún figura como propietario de la sede del Partido Popular de Cambados.

Los años 80 de Albor

En 1982 el Xerardo F. Albor gana las elecciones a la presidencia de la Xunta con Alianza Popular. Siendo presidente se reunió en 1984 con narcos fugados en Portugal, confirmado por él mismo en sesión parlamentaria. (página 57).

En 1983 el Xosé Ramón Barral «Nené», socio de » Terito», gana las elecciones a la alcaldía de la Ribadumia. Fue alcalde por el Partido Popular hasta 2001, cuando dimitió al ser acusado de delitos fiscales relacionados con el contrabando.

Extracto do Diario de Sesións do Parlamento El diario

En el 86 el Manuel Díaz «Ligero» es elegido alcalde de A Guarda por Alianza Popular. Fue también condenado por narcotráfico. En ese mismo año el Mariano Rajoy deja la presidencia de la Diputación de Pontevedra para ocuparse de la vicepresidencia de la Xunta tras la dimisión de Xosé Luís Barreiro.

Entre los muchos amigos de Manuel Fraga también estaba el Pablo Vioque, fundador de Alianza Popular y abogado defensor de los contrabandistas gallegos. Este afrontó su primer juicio por narcotráfico en 1989. Posteriormente afrontaría dos más y uno por ordenar un asesinar a un fiscal antidroga.

Carné do deputado provincial Manuel Díaz «Ligero»  VigoEmpresa

En esta década, diferenciar el narcotráfico de Alianza Popular/Partido Popular es muy difícil. No nombro aquí todos los casos que existieron de narcos concejales o militantes del partido, que son muchos. Tantos que llegaron a cargos de importancia, como diversas alcaldías y cabe destacar el caso de la Cámara de Comercio de Vilagarcía de Arousa, de la cual fue secretario en su momento Pablo Vioque y donde fue asesinado su tesorero por un ajuste de cuentas con el narcoavogado.

El mismo presidente de la Xunta Albor admitió en se parlamentaria una reunión con unos narcotraficantes fugados de la justicia. Parece evidente como se financiaban esas campañas electorales. Tal y como el narco Manuel Fernández Padín explica años después de la Operación Nécora, las administraciones públicas son parte del negocio.

Los años 90: Fraga y Feijóo

En 89, Manuel Fraga le dijo al Rajoy aquello de «Mariano, vete a Madrid, aprende gallego, cásate y ten hijos». En el 90, el ex ministro franquista gana las elecciones a la presidencia de la Xunta, comenzando los años dorados del PP gallego. Eran también los años dorados de la cocaína y de la heroína. Y la época dorada del «Sito Miñanco» y el Laureano Oubiña que ya habían comenzado de la mano del Manuel Charlín y el propio «Terito», el nuevo y el viejo método. Precisamente hay un episodio en el que las maneras diferentes de hacer las cosas finalizaron a tiros discutiendo cuanto debían darle al Partido Popular. Sin olvidar que el Pablo Vioque seguía siendo el eslavón intermedio, o más bien el hombre del cártel en el partido.

Alberto Núñez Feijóo era un joven de 34 años en 1995. La vida le sonría y le deparaba un futuro prometedor. Era ya secretario general de la consellería de Sanidad y del Sergas y disfrutaba el momento. Tenía un amigo, Marcial Dorado, que lo invitaba a pasar las vacaciones en su casa de Baiona o en su yate en Ibiza. Feijóo no se recuerda de se lo llevó también a Andorra, solo sabe que había nieve. El presidente dijo que no lo sabía en aquel momento, pero su amigo Marcial era también, sorpresa, un narcotraficante. La Voz de Galicia relaciona su nombre con el contrabando desde 1977, con el blanqueo de dinero desde 1987 y con el narcotráfico desde 1989.

Feijóo sabía que su amigo era un narcotraficante, aunque mienta cuando se le pregunta. Su amigo era lo suficientemente importante para estar en esa discusión que acabó a tiros sobre cómo financiar al Partido Popular. Hoy, Marcial Dorado ya salió de la cárcel. Por uno o por otro sendero la droga sigue llegando a la Galicia y el Feijoo es el presidente de la Xunta.

El cambio de milenio y el Marianismo

Hay una cierta propensión a pensar que el Mariano Rajoy es un hombre íntegro, que no aceptó en su momento la relación del Partido Popular con el narcotráfico y que por eso marchó a Madrid. Aunque pensemos que Oubiña mentía al decir que se reunió con él y que sabía que pasaba. En un acto de campaña de las europeas Rajoy visita Cambados y se sube al barco Moropa, hasta aquí nada raro. El problema es que este barco ya estaba relacionado con el narcotráfico desde 2005. Aunque este episodio no relacione al expresidente del gobierno con el narcotráfico tan claramente como Feijóo, es significativo.

Raxoi no narcobarco Moropa 2009 Galicia Confidencial

Las investigaciones tardan años y hoy sabemos lo que ocurrió hace 10. De ahí en adelante no sabemos nada, lo que no significa que no sigan sucediendo. Las prácticas fueron las que fueron y los personajes siguen siendo los mismas. No sabemos si estas prácticas han dejado de ocurrir y hasta dentro de 10 años no sabremos si, como parece que ya hizo en el pasado, el Partido Popular del Feijóo está financiando su campaña a la Xunta de formas muy alejadas de las convencionales.

A %d blogueros les gusta esto: