Noticias Política estatal

Un hombre muere tras seis días llamando al teléfono del coronavirus de la Comunidad de Madrid y al 112

Mohammed Abul Hossain vivía en España con su mujer y su hijo desde hace 20 años y gestionaba un restaurante hindú localizado en barrio de Lavapiés.

Mohammed Abul Hossain vivía en España con su mujer y su hijo desde hace 20 años y gestionaba un restaurante hindú localizado en barrio de Lavapiés.

Un vecino del barrio madrieño de Lavapiés, murió el pasado 26 de marzo en su domicilio tras llamar en los seis días anteriores al teléfono activado por la Comunidad y al 112 para atender casos de coronavirus.

Mohammed Abul Hossain, que así se llamaba el fallecido, tenía patologías cardiovasculares previas y presentaba síntomas respiratorios cada vez más graves de COVID-19. Sin embargo, ni él ni su familia consiguieron respuesta sanitaria hasta que falleció.

La familia de Hossain comenzó a pedir asistencia sanitaria el 20 de marzo. Desde entonces, llamaron numerosas veces al teléfono de la Comunidad de Madrid, al 112 y a su centro de salud. Horas antes de su fallecimiento, un sobrino envió un taxi para poder trasladarlo a un centro sanitario, pero el conductor detectó el estado del enfermo y se negó a aceptarlo.

Hossain Mohamed Abul falleció en su domicilio durante la madrugada del día 26 de marzo. El certificado de defunción, al que ha accedido eldiario.es, detalla como causa de la muerte insuficiencia cardiorrespiratoria provocada por «posible COVID 19».

Su familia también contactó con su centro de salud en Lavapiés. En un primer momento, descartó que se tratase de síntomas de COVID-19. Días después, a medida que los síntomas avanzaron, su médico concluyó que eran compatibles con la enfermedad derivada del coronavirus, relata su entorno.

Según el testimonio de la familia del fallecido, llamaron varias veces al 112 los días 23 y 26 de marzo, mientras desde una organización, Valiente Bangla, lo intentaban cada día con el número de la Comunidad de Madrid.

El Summa movilizó una ambulancia el 26 de marzo. En el transcurso de su llegada, el paciente empeora más y, en una nueva llamada, se considera una emergencia y se activa una UVI móvil. A su llegada el paciente falleció.

Mohammed Abul Hossain vivía en España con su mujer y su hijo desde hace 20 años y gestionaba un restaurante hindú localizado en barrio de Lavapiés.

Fuente: Eldiario.es

A %d blogueros les gusta esto: