Noticias Política estatal

Las lágrimas de cocodrilo de Ayuso durante la misa en La Almudena

Ayuso consideró más importante los rezos a las propuestas, y sus lagrimas negras representan lo oscuro de su gestión.

Ayuso consideró más importante los rezos a las propuestas, y sus lagrimas negras representan lo oscuro de su gestión.

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, han asistido este domingo a la misa solemne que ha tenido lugar en la catedral de la Almudena por los enfermos y fallecidos en la pandemia del coronavirus.

Díaz Ayuso señaló a los periodistas que ha acudido a este acto solemne para mostrar su cariño y acompañar a las familias «en el dolor en un momento tan difícil y en unas circunstancias tan traumáticas en las que muchas personas ni siquiera se han podido despedir de sus seres queridos con normalidad».

Ayuso consideró más importante los rezos a las propuestas, pues esa misma mañana intervino la primera en la videoconferencia de los presidentes autonómicos con Pedro Sánchez en la que entre otras cosas se habló de la desescalada del confinamiento. A la presidenta no le dió tiempo a dar palabra alguna sobre su plan, ya que no quería perderse las primeras palabras del obispo en esa misa anteriormente mentada.

El consejero de Sanidad de la región, Enrique Ruiz Escudero, remitió el documento durante la tarde del domingo al resto de consejeros, tal y como desvela El Plural, por lo que es llamativo que Ayuso ocultara el plan al presidente del Gobierno central.

Sin embargo, las redes han tirado abajo la estrategia de Ayuso: «El mayor espectáculo del mundo no es el circo, es la política», llegaron a indicarle. Le recriminan que los despidos en el sector sanitario no ayudan a parar estas muertes y la precariedad de los trabajadores sanitarios solo empeoró la situación.

A %d blogueros les gusta esto: