Internacional

Tras luchar contra el coronavirus, ahora lucha contra el sistema: una mujer recibe una factura sanitaria de 400.000 dólares

Ningún país en el mundo gasta tanto en sanidad como Estados Unidos (más de un 17% del PIB) y nadie gasta tanto dejando a parte de su población sin seguro.

Ningún país en el mundo gasta tanto en sanidad como Estados Unidos (más de un 17% del PIB) y nadie gasta tanto dejando a parte de su población sin seguro.

Estados Unidos suma 115.729 fallecimientos, según el conteo de la Universidad Johns Hopkins este domingo. El país el país más afectado a nivel global, con la mayor cantidad de fatalidades y de infecciones. Estas últimas llegaron a 2.093.335 hoy, según la misma universidad.

El estado de Nueva York se mantiene como la zona de EEUU más castigada desde el inicio de la pandemia, con 383.324 casos confirmados y 30.825 fallecidos. Tan solo en la ciudad de Nueva York han muerto 22.103 personas, 27 más que el sábado, cuando el mapa registraba 22.076.

El actual balance provisional de fallecidos -115.706- ha superado ya la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes a causa de la pandemia.

Todas estas cifras y todas estas infecciones no han servido para que el sistema sanitario de Estados Unidos no se olvide de sus ciudadanos, como Janet Mendez, una mujer que tras recibir tratamiento por culpa del virus, ha recibido la factura: 400 000 dólares, según una información del New York Times.

En la ciudad de Nueva York, los hospitales recibieron más de 3 mil millones de dólares del Estado el mes pasado de una ronda temprana de pagos de rescate. El hospital donde recibió tratamiento Méndez, Mount Sinai Morningside recibió al menos 63.7 millones, pero parece que las ganancias de estos hospitales no son suficientes.

Llama la atención que Méndez recibió una factura separada del hospital. Los médicos que la cuidaron cobraron individualmente entre 300 y 1800 dólares por cada día. Algunos días, cuatro médicos diferentes le facturaron el tratamiento.

Dependiendo de su plan de seguro, los pacientes aún pueden estar atascados con el pago de copagos, deducibles y un porcentaje de la factura, un laberinto de números que puede ascender a miles de dólares.

La sanidad americana es brutalmente ineficiente. Ningún país en el mundo gasta tanto en sanidad como Estados Unidos (más de un 17% del PIB) y nadie gasta tanto dejando a parte de su población sin seguro. Un sistema diseñado para fallar ante los que menos tienen, y el caso de Janet Mendez es uno más en un mar de ciudadanos abandonados a su suerte.

A %d blogueros les gusta esto: