Internacional

Bancarrota y muerte: más de 20 millones de afectados por el desastre de la Seguridad Social norteamericana en la última década

Más de un 1% de los 9 millones de americanos que ha solicitado entre 2008 y 2019 las ayudas por discapacidad de la Seguridad Social ha muerto antes de percibirla. Y otros 48.000 euros ha caído en bancarrota.

Más de un 1% de los 9 millones de americanos que ha solicitado entre 2008 y 2019 las ayudas por discapacidad de la Seguridad Social ha muerto antes de percibirla. Y otros 48.000 euros ha caído en bancarrota.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Los datos fueron presentados este mes por la Oficina de Cuenta del Gobierno, mostrando incredulidad al percibir que durante esta última década los tiempos de espera superan los dos años.

«La media de tiempo de espera es de unos 839 días», afirman los auditores.

Según informa el periodista Frank Konkel la Seguridad Social norteamericana maneja cerca de 185 billones de dólares anualmente para dos los dos programas, que «proporcionan los beneficios necesarios a cientos de miles de discapacitados».

Pero la realidad es que, por ejemplo, un diez por ciento de los solicitantes en 2015, en 2018 seguían esperando por estas ayudas, según los auditores.

No obstante, esto no es algo inaudito, ya que el pasado mes de julio el inspector general de la Administración de la Seguridad Social, revelaba que 4 millones de americanos debe esperar horas incluso para poder hablar con los oficinistas de la Seguridad Social y que 20 millones, durante la última década, había abandonado las oficinas sin tan solo haber recibido atención.

Como conclusión de los sucesivos informes que se han podido ver, tan solo un quinto de la población de Estados Unidos ha podido optar y recibir los beneficios del deficiente servicio se Seguridad Social.

A pesar de ello, Stephanie Hall, la responsable de la Seguridad Social, se jacta de haber hecho «un progreso significativo en la atención y proceso de priorización en los casos individuales que hace más tiempo que requieren de atención. Por desgracia, el COVID afectará a este progreso».

A %d blogueros les gusta esto: