Internacional

Las cifras económicas y del COVID que el gobierno de Bolivia no quiere que sepas

El desastre en Bolivia es un hecho, pero el gobierno de facto trata de ocultar las cifras de lo que ya ha sido tildado por los medios como "absoluto caos".

El desastre en Bolivia es un hecho, pero el gobierno de facto trata de ocultar las cifras de lo que ya ha sido tildado por los medios como «absoluto caos».

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Tras el golpe de estado pocos fueron los medios que alertaron del peligro que socavaba tal tropelía. Los medios occidentales sosteniendo las falacias promovidas por Estados Unidos y la OEA apoyaron a pies juntillas la paramilitarización contra el gobierno legítimo de Evo Morales. Todos, con pocas excepciones. Silencio cómplice y atronador.

Ahora, una vez los resultados son irremediablemente desastrosos para la población, incluso el Financial Times, se hace eco de esta tropelía. Sin embargo, sigue el silencio mediático entorno a cuestiones tales como el arrojar luz sobre la mala praxis del gobierno golpista. El caos no surgió de la nada y por nada.

Aún así, gracias al trabajo de grandes periodistas o incluso, la incesable lucha del pueblo, en la prensa internacional empiezan a atisbarse pequeños destellos informativos.

Recientemente el New York Times afirmaba que, tras una investigación, aseguraban que en Bolivia el número real de muertes durante el brote es casi cinco veces mayor que la cifra oficial repetida por el gobierno golpista.

“El extraordinario aumento de la mortalidad, ajustado en función de su población, es más del doble que el de Estados Unidos, y muy superior a los niveles de Italia, España y el Reino Unido”, destaca el medio de comunicación.

Según los datos del New York Times la cifra de fallecidos podría superar los 20.000 fallecidos, una cifra desmesurada en un país con solamente 11 millones de habitantes.

Estas cifras de mortalidad incluyen a las personas que pueden haber muerto por Covid-19 y por otras causas porque no pudieron recibir atención médica.

Aún así el Ministerio de Salud, hasta ahora, sigue haciendo hincapié que solamente habrían 4.366 muertes por coronavirus en Bolivia.

En este contexto resulta un crimen de lesa humanidad, o de atentado contra la salud pública, el expolio económico que está llevando a cabo el gobierno golpista. Y es que recientemente se ha podido comprobar, incluso, los documentos oficiales que confirman el sobreprecio en la compra de respiradores. Así lo confirmaba, incluso, Freddy Morales, el corresponsal de Telesur en la capital boliviana.

A %d blogueros les gusta esto: