Internacional

Incredulidad e indignación en Alemania por la actuación de neonazis tras la marcha antivacunas

La policía de Berlín investiga el amago de "asalto", por parte de unos 200 ultraderechistas, del Reichstag, la sede del Parlamento alemán.

La policía de Berlín investiga el amago de «asalto», por parte de unos 200 ultraderechistas, del Reichstag, la sede del Parlamento alemán.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

El hecho ocurrió el sábado, tras la marcha de los negacionistas contra las restricciones por la pandemia.

En las imágenes difundidas a través de las redes sociales, un grupo de neonazis, como atestiguan sus banderas y su simbología, «amagaron» con asaltar el Parlamento alemán.

Ante esta actuación el ministro de Interior, Horst Seehofer, aserveró que «el edificio del Reichstag es el centro simbólico de nuestra democracia. Es intolerable que lo usen extremistas radicales para sus fines».

El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, también ha denunciado que por su parte «las banderas del Reich y las groserías de la extrema derecha ante el Bundestag alemán son un ataque insoportable al corazón de nuestra democracia».

Del mismo modo se expresó diferentes figuras públicas de la política alemana. Sin embargo, el jefe de policía Thilo Cabiltz trató de excusar la ineficacia policial: «No se puede estar siempre presente en todos sitios. Aprovecharon un hueco para burlar el cordón de seguridad y subir a la escalinata», afirmó para en la televisión pública regional berlinesa RBB.

Para el ciudadano medio alemán, la excusa del jefe de policía ha causado estupor, ya que en los días previos, a través de las redes sociales, ya se denunciaba la intención de tomar la sede parlamentaria.

Por ello, y para asegurar el perímetro, la zona fue acordonada, pero en el momento de producirse los incidentes apenas había tres agentes para contener a los ultras.

A %d blogueros les gusta esto: