Internacional

Trump trata de utilizar la vacuna del COVID-19 para su beneficio político

A través de un comunicado, el Centro de Control y Prevención de enfermedades, se ha pedido a los estados que eliminen todo tipo de obstáculos para lanzar la vacuna el 1 de noviembre, justo antes de las próximas elecciones.

A través de un comunicado, el Centro de Control y Prevención de enfermedades, se ha pedido a los estados que eliminen todo tipo de obstáculos para lanzar la vacuna el 1 de noviembre, justo antes de las próximas elecciones.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Donald Trump ha pasado del más tácito rechazo y negacionismo de la pandemia a querer utilizar el remedio para su campaña política, a pesar de que desde el funcionariado público cercano a Trump se afirma que «es solo para planificación y no pretende influir en las elecciones presidenciales».

Recientemente desde Estados Unidos ya se informaba que probablemente iban a disponer de la vacuna contra el COVID-19 este próximo otoño de 2020 y según Bloomberg esto se confirma ya que se “están haciendo rápidos preparativos para aplicar una distribución a gran escala de las vacunas″.

Para ello, ha informado Michael Fraser, líder ejecutivo de la Asociación de Autoridades de Salud Estatales y Territoriales, que «probablemente se necesitará una autorización de uso de emergencia de la Administración de Medicamentos y Alimento (FDA) para distribuir una vacuna tan pronto».

Dentro de este contexto cabe destacar que la causalística ha decidido que el día escogido para el lanzamiento masivo, a pesar de requerir permisos para adelantarla, es tan solo dos días antes de las próximas elecciones. En ellas el actual presidente, Donald Trump, buscará su segundo mandato. De este modo, el mandatario también ha afirmado que «habrá lista una vacuna para el día de las elecciones o poco antes».

Donald Trump, también ha acusado al personal de la FDA de ralentizar el trabajo en las vacunas para perjudicarlo políticamente. Las acusaciones han planteado interrogantes sobre la interferencia política en los estudios para el desarrollo de las vacunas contra la COVID-19.

A %d blogueros les gusta esto: