Noticias Política estatal principal

Martín Villa niega ante la jueza responsabilidad alguna en las muertes de las que se le acusa

Al lugar llegaron en un momento determinado dos jóvenes portando una pancarta en la que podía leerse "Sólo España juzga a España. Vox"

Al lugar llegaron en un momento determinado dos jóvenes portando una pancarta en la que podía leerse «Sólo España juzga a España. Vox».

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Martín Villa se sentó finalmente ante María Servini. Eso sí, a 11.000 kilómetros de ella, que estaba en Buenos Aires, por videoconferencia desde la embajada argentina. El exministro franquista entraba en la embajada argentina de Madrid en torno a las tres y media de la tarde. El inicio de la declaración se ha retrasado porque previamente se ha realizado una lectura de parte del sumario y de los cargos que se le imputan.

Villa ha defendido su papel, blanqueándolo, en la Transición española frente a los cargos de delitos de lesa humanidad que se le atribuyen en relación con doce muertes en actos violentos durante los años 1976 y 1978.

«He venido a defenderme, porque me rebelo a vivir en presunción de culpabilidad en vez de presunción de inocencia, pero sobre todo defender que es imposible que en la Transición hubiese un genocidio», ha declarado ante la juez.

Al lugar llegaron en un momento determinado dos jóvenes portando una pancarta en la que podía leerse «Sólo España juzga a España. Vox», pero fueron apartados del lugar por agentes de la Policía Nacional.

Según han señalado a Europa Press fuentes conocedoras de la declaración, Martín Villa ha explicado que antes de las elecciones de 1977 y «por primera vez en muchos años no quedó un solo preso político en las cárceles españolas ni un solo español exiliado en el mundo».

«Algo tuve que ver con todo esto como persona que compartió con muchos otros -correligionarios y adversarios políticos- la suerte, y en alguna ocasión el riesgo, de trabajar a favor de la Transición y de la Constitución de 1978», ha dicho.

«De aceptarse la versión de la querella», ha añadido, «si Adolfo Suárez viviera sería imposible que no se encontrara acusado también de genocidio o crímenes contra la humanidad, situación que no me atrevo a calificar».

Debe responder por los crímenes

Servini pretende determinar las posibles responsabilidades de Martín Villa en presuntos crímenes del régimen franquista, como la matanza del 3 de marzo de 1976, en la que cinco personas murieron y más de un centenar resultaron heridas por disparos de la Policía Armada contra los participantes en una protesta obrera que se celebraba en Vitoria.

También le ha interrogado por su responsabilidad en la muerte de Rafael Gómez Jáuregui en Rentería; de José Luis Cano Pérez en Pamplona; de Francisco Javier Núñez en Bilbao -todas ellas ocurridas en 1977-, así como de José María Zabala Erasun en Hondarribia y de María Norma Menchaca en Santurce, ambas un año antes. Igualmente piden aclarar los sucesos acontecidos en la ciudad de Pamplona en julio de 1978 durante la celebración de las Fiestas de San Fermín.

«Ciertamente hubo errores, graves errores, y comportamientos policiales contrarios al respeto a los derechos de las personas y, por tanto, sería legítimo que se reclamara una reparación justa -ha explicado este jueves ante la juez-. Pero una cosa es comprender el dolor de las víctimas y la necesaria reparación y otra es aceptar un relato de lo ocurrido, que lleva a la querella a afirmar incluso que en la Transición española hubo delitos de genocidio y crímenes de lesa humanidad», señaló.

A %d blogueros les gusta esto: