destacado Noticias Política estatal

Documentos secretos desvelan que Villarejo negoció con el PP una estrategia para reventar el ‘caso Gürtel’

En el informe detalla además "el encargo recibido para la destrucción de ordenadores del Partido Popular".

En el informe detalla además «el encargo recibido para la destrucción de ordenadores del Partido Popular».

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Las 52 páginas de informe de la Fiscalía Anticorrupción sobre el caso Villarejo destapan datos de enorme relevancia y hasta ahora desconocidos. El texto desvela que un lote de documentos denominados Proyecto SMP y que hasta ahora habían permanecido en el más estricto secreto.

Cenyt, la empresa de cabecera del grupo societario de Villarejo, desarrolló un «proyecto de estrategia jurídica» con el «objetivo prioritario de evaluar la posibilidad de anulación total de actuaciones del «Sumario Gürtel» bajo indicación del PP, como remarca la Fiscalía en su informe, al que ha tenido acceso infoLibre.

Entre los «encargos puntuales» del PP a Villarejo a raíz de su reunión con Cospedal en 2009, siempre según el informe, el comisario ha identificado en una de las conversaciones grabadas que «el encargo recibido para la destrucción de ordenadores del Partido Popular». «Las cosas las voy a hacer a mi manera y tal. Bueno, o cuando me encargaron destruir los ordenadores, ¡por ejemplo!»

El informe de Anticorrupción saca a la luz que cuando la investigación judicial sobre el espionaje a Luis Bárcenas ya estaba en marcha, el secretario de Estado de Seguridad cuando Jorge Fernández Díaz era ministro, Francisco Martínez, cruzó el 5 de junio de 2019 un mensaje telefónico con el presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro. «Mi grandísimo error en el Ministerio fue ser leal a miserables como Jorge [Fernández Díaz], Rajoy o Cospedal». «Tú sabes que me han utilizado vilmente. Unos y otros. Yo lo único que hice fue trabajar. Con un enorme coste personal y familiar. Y ahora esto», señaló. El magistrado se limitó a responder así: «Lo sé, lo sé».

Los mensajes que Martínez intercambió sobre Kitchen con Fernández Díaz y que terminó depositando en una notaría refuerzan para la Fiscalía la tesis de que el exministro participó en la operación, ya que los indicios «son muy numerosos y concluyentes». El ex ministro de Interior con Rajoy podría haber incurrido en prevaricación, descubrimiento y revelación de secretos y malversación. Los mismos delitos que considera que perpetraron Cospedal y su marido, Ignacio López del Hierro.

El 17 de febrero de 2017 Villarejo grabó una conversación con García Castaño en la que le proponía utilizar la información que obtuvo de la Operación Kitchen como chantaje a sus superiores. El exjefe de escuchas pregunta a su amigo: «¿La Cospe qué dice de todo esto?» Y Villarejo contesta: «No, la Cospe tal, que no sé qué, que ya hablaron con el presidente, que el presidente tal… ehhh… yo…». Villarejo llegó a comentar: «Tronco, una operación …. una operación para coger, una operación para quitarle al Bárcenas los papeles que le comprometían al presidente, no me jodas macho, eso qué es?».

A Rajoy, Villarejo se refiere como el «barbas» o como «Asturiano». De hecho, ese mismo 17 de febrero de 2017 y con la defensa de su amigo García Castaño como tema, Villarejo conversa con su amigo Adrián de la Joya, empresario ahora imputado en Tándem y que mantuvo relaciones financieras con Bárcenas, y con un tercero. El informe transcribe así lo sucedido. Villarejo afirma: ¡No entienden! Del tonto polla del Asturiano (…), me podrá meter en el maco, me podrá no sé qué pero le busco una avería que se caga, eh». Y de la Joya replica de inmediato:

En otra grabación, Adrián de la Joya, empresario ahora imputado en Tándem, habla con Villarejo: “Tenemos todas las grabaciones entre Bárcenas y el puto Rajoy hablando de toda la mierda, las tenemos. ¿Cuánto dura esa grabación?”. El ex comisario contesta: “Pero si es que no, verás, si es que me ordenaron a mí y a mi gente quitarla de un agujero, un zulo que había…” Fue para hacerse con documentación oculta en ese “zulo” de Bárcenas y su esposa para lo que la trama policial infiltró como chófer de Bárcenas a Sergio Ríos.

A %d blogueros les gusta esto: