Internacional

Pastor evangélico agrede a su mujer en directo y continúa su mensaje de paz

Un pastor evangélico brasileño, sin saber que estaba en vivo, agredió a su mujer antes de dirigirse a sus seguidores para ofrecerles un mensaje de paz.

Un pastor evangélico brasileño, sin saber que estaba en vivo, agredió a su mujer antes de dirigirse a sus seguidores para ofrecerles un mensaje de paz.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

El vídeo al respecto ha causado un fuerte revuelo en el país carioca, hasta el punto que se volvió viral. La gente a través de sus redes sociales mostró el absoluto rechazo e indignación porque Edson Araujo, pastor evangélico, agredió a su mujer en vivo.

Previamente a comenzar su discurso el líder religioso de la iglesia Dios es Amor, al ver que la cámara no estaba bien enfocada se enfadó: “Estoy harto, mierda. ¡Haz las cosas bien, imbécil!”. De repente, fuera de imagen, donde se encontraba su mujer se escucha un golpe.

A continuación, de forma inmediata, y dirigiéndose a sus fieles, Araujo profirió un mensaje de paz: «Acepten la paz del señor».

Tras los insultos recibidos en internet y la repercusión en los medios locales Edson Araujo publicó un vídeo en el que se disculpaba acompañada de su mujer, en silencio y cabizbaja.

“Ayer estábamos en el horario de servicio, y no teníamos una posición correcta del equipo, así que me levanté y fui a tratar de ordenar, y luego terminé tirando otro celular que hace la transmisión del himno. Ese dispositivo cayó al suelo y se rompió. Entré allí de forma temeraria, de forma equivocada, que no podía actuar por esa conducta y la forma en que actué, dirigí una palabra, nunca tuvimos ningún tipo de problema”, indicó.

«Llevamos cuatro año juntos “abrazando la obra del Señor” y aseguró que la actitud mostrada no corresponde a su persona por ello dijo: “Quiero aquí, de antemano, primero a Dios, quiero pedir públicamente mi perdón y el de mi esposa Deborah por mi actitud, mi error y mi fracaso. Quiero pedir perdón por mi pastor, Elías y mi familia y la de ella y todos los pastores que confiaron y permanecieron confiados en mi trabajo”.

A %d blogueros les gusta esto: