Noticias Política estatal

Corinna: «El Rey quería saber con qué periodistas hablo. ‘¡Dame sus nombres y nos ocupamos de ellos!’, me dijo»

Durante el último encuentro entre Corinna y Juan Carlos I, el emérito insistía en saber el nombre de quienes iban a informar sobre sus desmanes para intentar silenciarlos.

Durante el último encuentro entre Corinna y Juan Carlos I, el emérito insistía en saber el nombre de quienes iban a informar sobre sus desmanes para intentar silenciarlos.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Juan Carlos I aprovechó su último encuentro con su ex amante Corinna Sayn Wittgenstein, en Londres en marzo de 2019, para intentar averiguar qué periodistas estaban en contacto con ella.

El fin de este interés por los contactos de Corinna era impedir que siguieran publicando noticias comprometedoras sobre su relación y sobre la fortuna oculta del ex monarca en varios paraísos fiscales, hecho que derivó en la huída del emérito rumbo a los Emiratos Árabes.

En una entrevista a un medio tan poco afín al nuestro, OKDiario, Corinna se muestra convencida de que este encuentro había sido organizado hasta el último detalle por el entonces director del CNI, Félix Sanz Roldán, para intimidarla o tenderle una trampa.

Asimismo, sospecha que Juan Carlos I acudió a su domicilio con un micrófono oculto con el fin de grabar la conversación: «A Juan Carlos no se le daba nada bien jugar a ser 007 porque fue simplemente una situación embarazosa y nos quedamos atónitos de adonde habían llegado las cosas», explica Corinna.

Corinna le preguntó directamente al emérito si había viajado hasta allí «para hablar de una salida pacífica, constructiva y digna a esto para nuestras familias, o ha preparado el general esta visita?». Juan Carlos I le respondió eludiendo la pregunta y sin una respuesta clara.

La empresaria germana esperaba que la cita sirviera para poner fin al acoso al que se veía sometida por parte del CNI, pero pronto descubrió que la finalidad de la visita era muy distinta: «Quiso hablar con mi asesora de comunicaciones, Salamander, porque quería saber los nombres de los periodistas españoles que hacían preguntas inconvenientes».

El ofrecimiento fue claro: «Danos los nombres y nosotros nos ocupamos de ellos». La asesora de comunicaciones de Corinna fue muy diplomática y le dijo que los medios de todo el mundo estaban haciendo preguntas y que no había nadie en particular.

A %d blogueros les gusta esto: