destacado Noticias Política estatal

Tamara Carrasco: absuelta después de ser detenida injustamente por terrorismo y pasar un año de confinamiento

Fue absuelta tras salir en todas las televisiones de España acusándola de terrorismo y de coordinar ataques violentos.

Fue absuelta tras salir en todas las televisiones de España acusándola de terrorismo y de coordinar ataques violentos.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Tamara Carrasco acaba de cumplir 37 años. Trabaja precisamente como administrativo en una entidad de acción social: la inserción social, laboral, y cultural de colectivos en riesgo de exclusión es su labor principal.

Carrasco fue acusada de terrorismo «por tener en casa una careta de Jordi Cuixart y un silbato amarillo», como denuncia el Doctor en medios Fonsi Loaiza. Salió en todas las televisiones en España como una terrorista y estuvo un año sin poder salir de su localidad «por un montaje policial y mediático», señala Loaiza.

«La GC ha detenido a la que sería la coordinadora de los ataques violentos que provocaron cortes en carreteras…» «Se le imputa los delitos de terrorismo y rebelión», señalaban en el informativo de Telecinco.

«La castigaron con un año de confinamiento. Ha soportado dos años y medio de difamación mediática. La acusaron de terrorismo en un montaje político, judicial y policial que se estudiará como un capítulo de infamia», señala el también periodista Jonathan Martínez.

El 10 de abril la Guardia Civil se presentó en su domicilio con una acusación de delitos de sedición, rebelión y terrorismo. Se basaban en un mensaje de audio enviado en un grupo donde se planteaban acciones como una huelga general indefinida, como respuesta a la reacción que estaba produciéndose contra los líderes independentistas catalanes y por la brutalidad policial contra la ciudadanía el 1 de octubre.

Fue trasladada a Madrid, donde estuvo en prisión preventiva hasta que el día 12 declaró ante el juez de la Audiencia Nacional. La Fiscalía solicitó entonces prisión incondicional. El juez explicó que la pretensión de los CDR no era causar temor, «sino lograr un estado independiente», un fin político.

La Guardia Civil cogió todo lo que consideró «peligroso» en la casa de Tamara. Papeles, carteles, y material de las actividades que los independentistas venían realizando de manera pública. El juez rebajó las acusaciones a un posible delito de desórdenes públicos, pero estableció medidas cautelares y no pudo salir de su pueblo hasta el 30 de mayo de 2019. 

El caso fue transferido desde Madrid a Cataluña en febrero de este 2020, e, donde el juzgado número 25 de Barcelona ha absuelto hoy del delito de incitación de desórdenes públicos. Solo una pregunta queda sin contestar, ¿quién repara ahora el daño causado a Tamara?

A %d blogueros les gusta esto: