Noticias Política estatal

«Ourense, León o Palencia, cerrados por el bien común. Madrid es por culpa de Sánchez y el coletas»

Mientras el resto de ciudades confinadas lo aceptan para intentar salir lo antes posible de la situación de crisis sanitaria, las clases altas, auspiciadas por sus representantes políticos, se han lanzado a la calle en el exclusivo barrio de Salamanca de la capital para pedir la dimisión de Sánchez.

Mientras el resto de ciudades confinadas lo aceptan para intentar salir lo antes posible de la situación de crisis sanitaria, las clases altas, auspiciadas por sus representantes políticos, se han lanzado a la calle en el exclusivo barrio de Salamanca de la capital para pedir la dimisión de Sánchez.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León y la Sección tercera de la Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Galicia han ratificado las restricciones de movilidad impuestas en varias localidades de estas comunidades autónomas.

En Castilla y León afectan a León, Palencia y la localidad leonesa de San Andrés del Rabanedo y en Galicia a las comarcas de Allariz-Maceda, O Carballiño, Ourense, O Ribeiro, Valdeorras y Verín, así como en toda la provincia de Ourense.

Entienden que la medida está justificada en el informe de la Consellería de Sanidad sobre la situación de la pandemia en esas zonas y, además, destaca que el Ministerio Fiscal se mostró favorable a ella. Puntualizan que si bien las medidas «implican la privación o restricción de la libertad o de otro derecho fundamental», éstas tienen «amparo en las leyes que fundamentan la solicitud».

La situación se ha aceptado por el bien común, entendiendo que es necesaria para parar la expansión de la pandemia. Caso diferente es el Madrileño, sobre el que el presidente del PP, Pablo Casado, ha acusado al Gobierno de actuar con «discrecionalidad» al decretar el estado de alarma en Madrid ante la incidencia del Covid-19 en su «obsesión» de «atacar» al Gobierno regional.

No está solo, el líder de Vox, Santiago Abascal, ha amenazado con protestas en la calle el próximo lunes, 12 de octubre, día de la Fiesta Nacional, después de que el «tirano» Sánchez, decretara el estado de alarma.

Las clases altas, auspiciadas por sus representantes políticos, se han lanzado a la calle en el exclusivo barrio de Salamanca de la capital, donde celebraron la primera de muchas caceroladas contra el Gobierno, la vuelta de las «manifestaciones cayetanas». También a la sede del PSOE en la madrileña calle Ferraz. Un fuerte dispositivo policial les ha impedido acercarse al edifico del Partido Socialista.

Sobre esta incongruencia se han manifestado las redes, que han ardido con comentarios criticando el comportamiento de la clase política en la capital. Queremos destacar dos tuits que resumen perfectamente lo ocurrido. El primero, es esta foto:

El segundo es el comentario de Anacleto Panceto, célebre tuitero, que ha metido el dedo en la llaga y cuyo tuit titula este artículo:

A %d blogueros les gusta esto: