Noticias Política estatal

La Policía detiene a antifascistas mientras ignora la ley contra símbolos franquistas

En la manifestación en la que fueron detenidos tres antifascistas, se portaron banderas franquistas, nazis, falangistas, runas célticas y demás ferretería fascista.

En la manifestación en la que fueron detenidos tres antifascistas, se portaron banderas franquistas, nazis, falangistas, runas célticas y demás ferretería fascista.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

La Policía Nacional detuvo el pasado 12 de octubre a tres jóvenes de organizaciones antifascistas en las horas previas a la manifestación convocada por grupos de extrema derecha en el barrio valenciano de Benimaclet. Los tres jóvenes fueron detenidos cuando huían de un grupo de ultraderecha que los perseguía, en las proximidades del barrio de Benimaclet, según declaró a Público su abogado.

Los agentes acusan a los jóvenes de atentado contra la autoridad por un forcejeo con los miembros del instituto armado mientras practicaban la detención y permanecen en los calabozos de la policía desde entonces, a la espera de pasar a disposición judicial. 

Según testigos, los chicos tuvieron un encontronazo en una de las calles con un grupo muy numeroso de ultras que acudían a la manifestación prevista a las siete de la tarde, optando por salir corriendo y huir, hasta que fueron detenidos.

La convocatoria de la organización de una manifestación convocada por España 2000 y provocó una respuesta de los colectivos antifascistas y la plataforma Benimaclet Lliure d’Odi, que convocó una concentración previa y una serie de actividades contra la normalización del discurso de odio. Los jóvenes acudieron al barrio para apoyar estas actividades, una jornada de protesta pacífica.

Según la versión policial, los jóvenes se resistieron a la detención y «agredieron a tres policías nacionales, causándoles heridas de diversa consideración».

La manifestación fue una vez más un acto de exaltación de la dictadura franquista y del nazismo y fue aprobada por el Gobierno. Hubo banderas franquistas, nazis, falangistas, runas célticas y demás ferretería fascista.

Tal manifestación ultra ha provocado la reacción de Rosa Pérez Garijo, la consellera de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática, que ha tenido que recordar que los valencianos tienen desde diciembre de 2017 una ley que impide y sanciona estos actos de exaltación fascista.

Tanto Pérez Garijo como la delegada, Gloria Calero, se han emplazado a una reunión en los próximos días para coordinar las actuaciones y emprender acciones para que, en cumplimiento de la Ley valenciana de Memoria Democrática, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado reciban formación en memoria democrática para evitar sucesos como los del pasado lunes.

A %d blogueros les gusta esto: