Noticias Política estatal

Millás y el suicidio político: «Temo que solo cuente que los políticos nos caigan bien o mal»

"La política ha dejado de ser un certamen de ideas para caer en un asunto de apegos inconscientes dominados por las adhesiones inquebrantables o los rechazos unánimes", ha criticado Juan José Millás.

«La política ha dejado de ser un certamen de ideas para caer en un asunto de apegos inconscientes dominados por las adhesiones inquebrantables o los rechazos unánimes», ha criticado Juan José Millás.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

El multipremiado escritor y columnista Juan José Millás ha publicado este miércoles en El País un artículo titulado «Suicidio» donde critica que la relación actual de los ciudadanos con los políticos se base en el apego o rechazo hacia ellos y no en sus capacidades o sensatez.

Millás ha comenzado diciendo que teme que nuestra relación con los políticos empiece a parecerse a la que los espectadores tienen con los participantes de programas de la tele como MasterchefLa isla de los famosos o Gran Hermano en la que cuenta simplemente que caigan bien o mal y no sus capacidades.

El escritor critica que «la política ha dejado de ser un certamen de ideas para caer en un asunto de apegos inconscientes dominados por las adhesiones inquebrantables o los rechazos unánimes», es decir, todo se reduce a una cuestión de simpatía o antipatía.

Según Millás, parece que lo que importa es «quién se lleva al agua el gato de los impulsos viscerales» pasando a un segundo plano la pandemia, los muertos y hospitalizaciones o la parálisis económica.

Además ha comparado nuestra vida cotidiana con una cena perpetua de Nochebuena en la que se discute por discutir y en donde todo el mundo trata de llevar la razón mientras los niños toman nota de cómo triunfar en la vida familiar.

«Esa pelea, una vez al año, no hace daño, pero prolongarla sine die en medio de una situación tan grave como la que nos ha tocado vivir resulta suicida», ha zanjado Millás.

A %d blogueros les gusta esto: