Noticias Política estatal

Pablo Casado contrata a Albert Rivera

Casado contrata al hombre que quiso derrocar al PP para dirigir una iniciativa legal contra la Generalitat

Casado contrata al hombre que quiso derrocar al PP para dirigir una iniciativa legal contra la Generalitat

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Pablo Casado ha encontrado un nuevo aliado, y no muy lejos ideológicamente. Albert Rivera, ex presidente de Ciudadanos, está preparando el recurso de inconstitucionalidad que los populares van a interponer ante el Tribunal Constitucional contra la Ley catalana; en concreto en la referente a los precios de los alquileres.

Así lo han confirmado a EL MUNDO fuentes cercanas a Rivera, quien preside el despacho de abogados Martínez-Echevarría & Rivera. El recurso aún no se ha presentado, ya que el PP tiene de plazo hasta final de noviembre.

Pretende el PP recurrir así la norma aprobada por el Parlamento de Catalunya para detener el aumento de los precios de los alquileres debido a la injerencia de multinacionales como Airbnb, la cual establece limitaciones a las rentas de los contratos de alquiler.

Contrata de esta forma Casado al hombre que quiso derrocar al PP y lo pone a dirigir una iniciativa legal contra la Generalitat, gobernada por los partidos independentistas contra los que el ex presidente de Ciudadanos dedicó casi toda su carrera política.

Albert Rivera, un año después

Rivera ha sido el líder de Ciudadanos durante 14 años, hasta que los desastrosos resultados obtenidos el 10-N llevaron al político catalán a adoptar tres decisiones: dimitir de su cargo como presidente del partido liberal, renunciar a su acta de diputado en el Congreso y abandonar la política.

Tras perder 47 escaños, de 57 diputados a 10, caer hasta la sexta fuerza y dejarse por el camino de la repetición electoral más de 2,5 millones de votos, el expresidente naranja tomó la decisión de abandonar el partido que ayudó a construir en el 2006 y en el que ha ido creciendo durante su trayectoria política. Con el sueño de ser el referente de la derecha destruido en apenas seis meses, Rivera aseguró que el descalabro electoral solo es una «estación» más.

Tras su polémica alianza con la ultraderecha en cuatro comunidades autónomas y varios ayuntamientos, que le costó la marcha de dirigentes clave, el súbito adiós de Rivera dejó en el aire cuál será el rumbo político de la formación, dirigida ahora por Inés Arrimadas, y aún no lo tiene claro: si volverá a los orígenes centristas con los que nació o, en cambio, apostará por competir con Vox.

A %d blogueros les gusta esto: