destacado Noticias

Sara Sálamo estalla contra los que la acusan de haber acabado con la carrera de Isco: «En España no hay machismo…»

La actriz y pareja de Isco denunció varios insultos a través de sus redes sociales durante el choque del equipo blanco en Mestalla.

La actriz y pareja de Isco denunció varios insultos a través de sus redes sociales durante el choque del equipo blanco en Mestalla. 

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Sara Sálamo se cansó del machismo imperante que rodea al mundo del fútbol y salió al paso en las redes sociales para responder a los perfiles de Twitter que en en el día de ayer la acusaron, sorprendentemente, de ser la culpable del bajo rendimiento de Isco Alarcón.

El futbolista del Real Madrid fue titular y fue uno de los señalados por la derrota blanca, pero quien se llevó la peor parte con insultos y menosprecio, fue la pareja del malagueño.

Fueron varios los que escribieron a la actriz para acusarla de ser la responsable del mal encuentro de su pareja. Sálamo contestó con un escueto «en España no hay machismo…», acompañando su contestación de varios pantallazos con los graves insultos recibidos.

«Puta, nunca te perdonaré lo que le hiciste a Isco», «Isco está así por ti», «Te has cargado a Isco, zorra» o «Puta Sara Salamo» han sido las capturas seleccionadas por la actriz para dar muestra de a lo que se expone.

La respuesta de Sálamo fue aplaudida por muchos de sus seguidores.

Machismo en el fútbol

El fútbol es un deporte afectado desde sus bases hasta las esferas más profesionales por un machismo transversal, el mismo que, de hecho, de alguna forma continúa presente en la sociedad, pero de forma más acentuada y evidente. De hecho, es cierto que este problema sucede en todos los deportes masculinizados en mayor o menor medida.

Para empezar, el espacio futbolístico es exclusivamente masculino, pues tanto en el campo (jugadoras, árbitras, personal técnico…) como en las gradas, la presencia de mujeres es menor. Esto se reproduce a través de la exclusión y la discriminación de las mujeres en todos los ámbitos. Se puede encontrar una gran diferencia salarial, una falta de medios técnicos y una cobertura mediática por parte de la prensa deportiva que le dedica menos espacio al sector femenino, cuando no directamente lo ignora. Según elDiario.es, en un periodo de cuatro semanas, repartidas en diferentes épocas del año, las noticias deportivas exclusivamente femeninas no llegan al 5%.

Por otra parte, los valores patriarcales ligados a la competitividad, la agresividad y la confrontación física son acentuados dentro del contexto del fútbol, siendo uno de los puntos a tener en cuenta para explicar las cuotas tan altas de violencia, intolerancia e insultos. Esta conclusión no se realiza a la ligera, sino que ha sido ampliamente estudiada, pues los códigos de conducta dentro de los grupos ultra están muy ligados al concepto de masculinidad y a valores tradicionalmente masculinizados: la hombría, el valor, el orgullo…

La prueba de ello es que los crímenes violentos son en su mayoría realizados por hombres. Y, de hecho, la presencia de hombres tanto en el fútbol como en los grupos ultra es casi absoluta. Resulta imposible no establecer una relación entre ambas cuestiones o, como mínimo, reflexionar sobre ello.

Además, estos valores machistas no solo afectan al género femenino, ya que si se plantea la simple pregunta “¿cuántos jugadores homosexuales conocéis?”, el silencio es atronador.

Al respecto, destaca el caso de Justin Fashanu, que pasó a la Historia como el primer futbolista que declaró abiertamente su homosexualidad en Inglaterra. El documental de Netflix Forbidden games (Juegos prohibidos) relata la vida su vida y realiza una potente crítica sobre la aceptación de la gente LGTBI en el ámbito del fútbol.

Si bien es cierto que, como se ha comentado antes, esto es extrapolable a muchos otros deportes, pero siendo el fútbol un escaparate y un espejo del contexto social, ¿qué tipo de sociedad somos dónde el deporte mayoritario ejerce un rechazo absoluto frente a la diversidad sexual y una discriminación hacia las mujeres?

Fuentes: Marca, El Español, Al Descubierto

A %d blogueros les gusta esto: