Internacional

Musulmanes irakíes reconstruyen iglesias destruidas por el ISIS para atraer de nuevo a la población católica

Un grupo de musulmanes irakíes están reconstruyendo la "rica historia católica de Mosul", para devolverles su lugar en el país.

Un grupo de musulmanes irakíes están reconstruyendo la «rica historia católica de Mosul», para devolverles su lugar en el país.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

En Mosul, la segunda ciudad más grande de Irak, previo a los ataques del ISIS y Estados Unidos, vivía una importante comunidad católica. Antes de la caída de Saddam Hussein en 2003, cerca de 45.000 cristianos vivían en Mosul

Después de este hecho nunca pudieron retornar. «Aún sin el control jihadista el control islamista y su organización parecía que iba a perdurar por mucho tiempo, impidiendo que los cristianos pudieran vivir aquí», explican desde Aleteia.

Sin embargo, al parecer, «estos miedos han desaparecido de la gente joven, que está ofreciendo nuevas vías para seguir adelante», aclara John Bruguer.

De este modo, en Mosul se ha comenzado a llevar a cabo un «renacimiento» tras años de sectarismo y violencia yihadista «para así ofrecer nuevas iniciativas para la convivencia entre cristianos y musulmanes», informa AsiaNews.

Esta cooperación es vista con buenos ojos desde la comunidad cristiana, que ha comenzado a participar conjuntamente con jóvenes voluntarios musulmanes que están limpiando iglesias y «quitando todos los restos del Estado Islámico».

Esto, matiza AsiaNews, no es un hecho aislado, sino que es es cada vez más una tendencia mayoritaria entre la población.

“Los musulmanes están trabajando en limpiar y restaurar las iglesias porque consideran que pueden traer de vuelta a los cristianos de la región», explica el párroco de Karamles, Thabit Mekko.

Por ejemplo, en la antigua iglesia de St. Thomas, uno de los voluntarios, Mohammed Essam, afirmó para Aleteia que «el trabajo es un mensaje para los cristianos: volved, Mosul no está completa sin vosotros. Nosotros queremos que vuelvan, porque juntos tenemos una muy rica historia que conservar».

A %d blogueros les gusta esto: