Noticias

Y otro escándalo más: Juan Carlos I en Kazajistán, cinco millones en maletines y cacería de cabras salvajes

"¡Míralo! Es el rey de un país pero no tiene nada… Yo le ayudo como puedo", señaló el presidente de Kazajistán.

«¡Míralo! Es el rey de un país pero no tiene nada… Yo le ayudo como puedo», señaló el presidente de Kazajistán.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Cabras salvajes, maletines de dinero y un abrigo de mafioso. No es la última película de Guy Ritchie, sino el día a día de Juan Carlos I. Victor Khrapunov, quien fuera durante años uno de los hombres fuertes del Gobierno de Nursultán Nazarbayev en Kazajistán, ha relatado en una exclusiva a eldiario.es cómo el rey emérito viajó a ese país en octubre 2002 para irse de cacería, tanto de animales como de dinero sucio.

Khrapunov, como alcalde de esa región, tuvo la obligación de recibir con honores a Juan Carlos I en un viaje no oficial. Después, cuenta que lo llevó junto a su comitiva a recorrer la ciudad antes de ir a comer,visitar el museo nacional y a una pista de patinaje sobre hielo muy conocida, para volver al aeropuerto, donde el avión del presidente esperaba a don Juan Carlos para ir a la residencia de caza privada de su anfitrión. Juan Carlos I y Nazarbayev mantenían una amistad desde la primera visita oficial del presidente kazajo a España en 1994.

«Fueron apenas tres días. Pero Nazarbayev quería que resultara muy especial. Había invitado al rey a cazar con él y me pidió que yo lo recibiera», explica Khrapunov. Esa fue la última vez que el alcalde vio a Juan Carlos I hasta que dos días después regresó al aeropuerto para despedirlo.

No tiene nada

Allí vio, según asegura a dicho medio, que “por la puerta trasera del avión introducían los cuerpos de aquellos animales que habían cazado y por la delantera, al mismo tiempo, subían los guardaespaldas del presidente portando cuatro o cinco maletines negros y bajaban sin ellos”. Señala que el presidente le dijo:»¡Míralo! Es el rey de un país pero no tiene nada… Yo le ayudo como puedo»

La cantidad exacta la supo tiempo después en una conversación con otro hombre, Rakhat Aliyev, el entonces yerno del presidente kazajo del Gobierno, que murió en 2015 en una cárcel austriaca tras haber sido acusado por el propio Gobierno de perseguir a la oposición: el emérito se había llevado cinco millones de dólares en metálico.

Antes de fallecer Aliyev publicó un libro, ‘Godfather in law’, en el que también cuenta ese viaje del rey emérito. «Bebieron whisky escocés y saltaron juntos al río. Chicas de compañía del país esperaban cerca para repartir total relajación», asegura en esas páginas, en las que también apunta que tuvo tiempo para «hacer lobby por los intereses españoles de Repsol y Talgo», dos empresas que llevan más de dos décadas trabajando en ese país.

La Casa Real lo niega

“La función de la Casa de Su Majestad el Rey, también en nuestro ámbito, está circunscrita a las actividades oficiales estrictamente”, ha respondido la Casa Real a eldiario.es al ser preguntada por este asunto.

Como aclara el periódico, “a Khrapunov se lo acusa de corrupción, de haberse enriquecido ilícitamente y haber huido con la fortuna amasada. Khrapunov, como otros antiguos hombres fuertes del régimen y oligarcas hoy exiliados y perseguidos, sostiene que es una persecución política por enfrentarse al todopoderoso Nazarbéyev”.

A %d blogueros les gusta esto: