Internacional

Se revela que el golpe de Estado contra Allende estuvo articulado por Estados Unidos

Se han desvelado documentos inéditos que prueban la desestabilización por parte del gobierno de Richard Nixon a Salvador Allende en Chile.

Se han desvelado documentos inéditos que prueban la desestabilización por parte del gobierno de Richard Nixon a Salvador Allende en Chile.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Hace poco más de cincuenta años que Salvador Allende asumiría el liderazgo del gobierno chileno. Aquello fue el 3 de noviembre de 1970. Ahora, cincuenta años después, se ha desvelado el rol y el papel que llevó a cabo el gobierno de Richard Nixon frente a este.

El documento que ha salido a la luz y que pone esto de manifiesto forma parte del Archivo de Seguridad Nacional estadounidense.

Durante todo este tiempo, como expone El País, «Estados Unidos explicó que su intención no fue desestabilizar a la Unidad Popular de Allende, sino que ­intervino en el país sudamericano para mantener a los partidos opositores con miras a una elección que se celebraría en 1976. En definitiva, para preservar la democracia y sus instituciones».

Todo este relato ha quedado desmentido a través del archivo que ha difundido una ONG, que está investigando los documentos respectivos a Chile desclasificados por Estados Unidos.

“Estos documentos registran el propósito deliberado de los funcionarios estadounidenses de socavar la capacidad de gobernar de Allende y derribarlo para que no pudiera establecer un modelo exitoso y atractivo de cambio estructural que otros países podrían emular”, explica Peter Kornbluh, analista senior encargado de Chile en la organización Archivo de Seguridad Nacional, con sede en Washington».

“Es una historia de un país pionero, Chile, y de un poderoso imperio que quería controlar los países, sus instituciones y las vidas de sus ciudadanos, pero no en el nombre de la democracia, sino de una dictadura militar y su represión. En nuestro mundo actual, en plena crisis, debemos estar vigilantes a esa historia trágica”, matizó posteriormente Konbluh.

El motivo por el que se llevó a cabo el desarrollo injerencista de los acontecimientos fue que “si [Allende] puede demostrar que puede establecer una política marxista antiamericana, otros harán lo mismo”, según expresó Richard Nixon.

El secretario de Estado por aquel entonces, William Rogers, se opuso a la hostilidad y agresión abierta: “Podemos derribarlo, tal vez, sin ser contraproducentes”, perol secretario de Defensa, Melvin Laird, sostuvo: “Tenemos que hacer todo lo que podamos para dañarlo [a Allende] y derribarlo”. Las posiciones fueron contrapuestas en el seno del mismo gobierno, pero la resolución fue clara.

“Si hay una forma de desbancar a Allende, mejor hazlo”, indicó Nixon en el encuentro, según el manuscrito de Helms, que forma parte de los documentos publicados ahora.

El documento, además, detalla los métodos empleados, que abarcan desde la colaboración con otros gobiernos de la región, los bloqueos económicos, la manipulación del mercado internacional y planeas de acción llevados a cabo por la CIA.

A %d blogueros les gusta esto: