destacado Sanidad

Un nuevo estudio señala dónde nos contagiamos de Covid-19

El estudio también proporciona una explicación fehaciente de por qué muchos vecindarios de bajos ingresos fueron los más afectados.

El estudio también proporciona una explicación fehaciente de por qué muchos vecindarios de bajos ingresos fueron los más afectados.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Un estudio del que se hace eco The New York Times, los restaurantes, hoteles, gimnasios, cafés y otros lugares cerrados abarrotados representaron alrededor de 8 de cada 10 nuevas infecciones en los primeros meses de la epidemia de coronavirus en Estados Unidos.

Son los datos de un nuevo estudio, publicados por la revista Nature el martes, la importancia de estos registros radica en que puede ayudar a los Gobiernos a establecer medidas como toques de queda, cierres parciales y otras ideas similares para frenar los nuevos brotes en base a sus datos.

El estudio utilizó datos de movilidad de teléfonos móviles de 10 ciudades de EE.UU: Atlanta, Chicago, Dallas, Houston, Los Ángeles, Miami, Nueva York, Filadelfia, San Francisco y Washington DC. El estudio fue una colaboración entre científicos de Stanford, Northwestern University, Microsoft Research y Chan Zuckerberg Biohub.

De marzo a mayo, también proporciona una explicación de por qué muchos vecindarios de bajos ingresos fueron los más afectados. Los lugares públicos en esas comunidades estaban más concurridos que en las más ricas, y los residentes tenían más movilidad en promedio, probablemente debido a las demandas laborales. v

El nuevo análisis proporciona estimaciones más precisas de cuánto contribuyó cada tipo de lugar a los brotes urbanos, al rastrear los movimientos por hora y tomar en cuenta las reducciones en la movilidad de las restricciones de bloqueo u otros cambios que ocurrieron durante esos primeros meses cruciales. No modeló la infección en las escuelas ni en los lugares de trabajo de oficina.

«Los restaurantes eran, con mucho, los lugares con más riesgo, unas cuatro veces más riesgosos que los gimnasios y cafeterías, seguidos de los hoteles» en términos de nuevas infecciones, dijo Jure Leskovec, científico informático de la Universidad de Stanford y autor principal del nuevo informe, en una conferencia. 

Los investigadores observaron de cerca las tiendas de comestibles para comprender las diferencias entre las comunidades de ingresos altos y bajos. En ocho de las diez ciudades, las tasas de transmisión eran dos veces más altas en las áreas de bajos ingresos que en las de altos ingresos. Los datos de movilidad apuntaban a una razón: las tiendas de comestibles en los vecindarios de bajos ingresos tenían casi un 60 por ciento más de personas por pie cuadrado; los compradores también tendían a quedarse más tiempo allí.

Al centrarse en lugares públicos cerrados, los investigadores también podrían modelar el impacto de las restricciones parciales. Limitar la ocupación de los restaurantes a una quinta parte de la capacidad, por ejemplo, reduciría las nuevas infecciones allí en un 80 por ciento, al tiempo que preservaría alrededor del 60 por ciento de los clientes.

“Estas son compensaciones importantes”, dijo el Dr. Leskovec. “Nuestro trabajo destaca que no tiene por qué ser todo o nada”, al implementar restricciones.

A %d blogueros les gusta esto: