Internacional

Carta abierta ante la indignación por el nuevo embajador de Colombia en España

Néstor Humberto Martínez debe responder ante la justicia por graves crímenes contra la paz y no ser nombrado Embajador en España

Carta impulsada y dirigida a la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España, Arancha González Laya, por el Comité por la Paz de Colombia en Madrid, a la que invitan a adherirse a todas las personas y colectivos que estén de acuerdo con la petición.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Sobre la designación del nuevo embajador de Colombia en España, Néstor Humberto Martínez Neira

Sra. Arancha González Laya, ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España
Ante la decisión del presidente Iván Duque de nombrar al señor Néstor Humberto Martínez Neira nuevo embajador de Colombia en España, como organizaciones sociales defensoras de la paz y los derechos humanos, y como sociedad civil colombiana en España, quisiéramos transmitirle nuestra opinión contraria a esa designación debido a las numerosas acusaciones que recaen sobre él y su intento de desprestigiar el Acuerdo de Paz suscrito entre el gobierno de Colombia y las FARC.

Este nombramiento se produce como respuesta del presidente Ivan Duque a las pruebas que reveló el diario colombiano El Espectador que saca a la luz pública el plan de la Fiscalía General de la Nación a cargo de Néstor Humberto Martinez para dañar seriamente el Acuerdo de Paz, intentando vincular a los negociadores del Gobierno y de las FARC con el negocio del narcotráfico después de la firma del proceso de paz y así justificar su extradición a los Estados Unidos.

Este caso de montaje judicial demuestra que Néstor Humberto Martínez realizo un ataque directo a los avances del Acuerdo de Paz, quitándole recursos y atacando a la Justicia Transicional al sabotear la reputación y el actuar de la Jurisdicción Especial de Paz – JEP – y de la Comisión de la Verdad, señalándoles de criminales.
Es importante recordarle que Humberto Martínez renunció a la Fiscalía General de la Nación el día 15 de mayo de 2019 con la justificación del desacuerdo con la JEP en su decisión de dejar en libertad a Jesús Santrich y denegar su extradición a Estados Unidos. No es coincidencia que un día antes de presentar su renuncia, la Corte Suprema de Justicia había incluido en su orden del día exigir su dimisión por las pruebas en su contra por el caso Odebrecht, esto fue posible debido al montaje que hizo de un sistema ilegal de escuchas a altos magistrados, periodistas, activistas de derechos humanos, políticos y opositores al Gobierno, denunciado por los Agentes del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de Colombia.
Creemos que es necesario señalar también que el ex fiscal colombiano tiene una acusación en contra por evasión de impuestos ya que oculta bienes y fondos en España al amparo de una empresa fachada panameña de su propiedad. Fuentes judiciales españolas detectaron en el país un lujoso apartamento en Madrid, valorado en cerca de tres millones de euros, así como fondos bancarios en el Banco de Santander, recibidos, mediante transferencias provenientes presuntamente de paraísos fiscales.

Señora ministra, no es la primera vez que el nombre de un embajador colombiano es llamado por la justicia por vínculos con la ilegalidad, la corrupción, evasión fiscal o por delitos cometidos durante el ejercicio de sus cargos anteriores como es este el caso. Durante el gobierno de Álvaro Uribe, muchos de sus aliados y funcionarios más cercanos y cuestionados terminaron premiados con consulados y embajadas, las cuales evidentemente han acumulado varias renuncias por razones judiciales.

Indiscutiblemente, estamos frente a la serie de expedientes de investigación y acusaciones más reveladora que se conozca en la historia de Colombia, es muy grave que una embajada tan importante para el país esté en manos Néstor Humberto Martínez quien evidentemente ha hecho un gran esfuerzo por impedir el acuerdo de paz.

España no puede ignorar la grave crisis de derechos que sufre el país y las implicaciones que tiene este nombramiento, si quiere ser coherente con su objetivo de contribuir a la paz debe abanderar la lucha contra la impunidad. Para ello, los derechos humanos y el Derecho Internacional Humanitario deben ser el eje vector de sus relaciones bilaterales

Finalmente, por todo lo anterior expuesto los abajo firmantes solicitamos tenga en cuenta la opción de denegar el plácet del Estado español con respecto a su asignación a la Embajada de Colombia en España, según lo establece la convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas.

Agradeciendo de antemano su atención, esperamos por favor atienda nuestra solicitud.

A %d blogueros les gusta esto: