Política estatal

«¿Por defender los derechos de niños amarrados a una cama tienes que acabar en la cárcel?»

El joven condenado por el vídeo del centro de menores, Alfonso Galiana, recurrirá a la Audiencia de Almería la sentencia que le castiga a dos años y medio de prisión por revelación de secretos

El joven condenado por el vídeo del centro de menores, Alfonso Galiana, recurrirá a la Audiencia de Almería la sentencia que le castiga a dos años y medio de prisión por revelación de secretos

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

El Juzgado de lo Penal número 2 de Almería ha impuesto una pena de dos años y medio de prisión a Alfonso Galiana, que distribuyó un vídeo en el que aparecían dos jóvenes atados a una cama en el centro «Tierras de Oria», en Oria (Almería).

La sentencia condena a Galiana por un delito de revelación de secretos, por el que también le impone una multa de 22 meses, a razón de 11 euros al día, si bien lo absuelve de un segundo delito de revelación de secretos por el perdón de uno de los menores que aparecían en la grabación.

«¿Por defender los derechos de niños amarrados a una cama tienes que acabar en la cárcel? No me voy a conformar ni con solo un día de cárcel ni con un indulto porque no he hecho nada malo ¿Defender los derechos de las personas es un delito?», se pregunta Alfonso Galiana en conversación con elDiario.es Andalucía.

Tal y como relata, recurrirá la sentencia ante la Audiencia Provincial. Relata que el juzgado de Purchena que se encarga de las denuncias que puedan proceder de ese centro de menores «archivaba todas las denuncias» cuando él u otros internos denunciaban haber sido «maltratados», como asegura haberlo sido él también.

Cuando salió de este centro tras vivir este tipo de situaciones, quiso denunciar ese tipo de prácticas. «Yo lo pasé muy mal allí. Ni me quiero acordar, se me ponen los pelos de punta, y todo esto es ahora una pesadilla. Esto no tiene ni pies ni cabeza. Es la historia de nunca acabar».

Durante la vista oral, la defensa de Galiana manifestó que el acusado pretendía «poner de manifiesto el trato que se recibe por los menores» en ‘Tierras de Oria’, tratándose de una «denuncia social».

La juez, sin embargo, no está en la misma línea, y señala que el «facilitar a los medios de comunicación el vídeo en el aparecía el menor para difundirlo, pone de manifiesto de manera palmaria no sólo el dolo genérico de saber lo que se hace y la voluntad de hacerlo, sino también el dolo requerido por esta figura delictiva» y recuerda que además era un «montaje que no se ajustaba a la realidad» al estar «manipulado», porque se trataba de una «misma imagen y sonido reproducida cíclicamente».

A %d blogueros les gusta esto: