Artículos destacados

Cómo mover a los pacientes minimizando riesgos: nuevas tendencias para hacerlo de forma segura

Shutterstock / Chaikom

La Organización Mundial de la Salud prevé que para el 2050 la población mayor de 60 años se duplique, lo cual puede provocar un aumento del número de personas en situación de dependencia. En este contexto, los profesionales de la salud tienen el reto de generar estrategias de cuidados que no solo prolonguen la vida, sino también la calidad de los años. Esto contribuye a un envejecimiento saludable, el cual busca el correcto funcionamiento tanto a nivel físico como cognitivo, y ayuda al mantenimiento de la autonomía e independencia a medida que se envejece.

Los profesionales de la salud se encuentran entre las categorías profesionales más expuestas a los trastornos musculoesqueléticos relacionados con el trabajo. El contacto directo con el paciente requiere frecuentemente una sobrecarga física importante para levantar y reubicar a los pacientes. Esto a menudo se traduce en posturas inadecuadas y mantenidas durante demasiado tiempo, movimientos repetitivos y esfuerzos articulares por el uso de técnicas manuales. El manejo manual de pacientes (levantar de la cama, traspasar de cama a butaca) puede causar lesiones y trastornos musculoesqueléticos (especialmente dolor de espalda y hombros), que son muy frecuentes en profesionales como auxiliares de enfermería, celadores y fisioterapeutas, entre otros.

Una investigación de la prevalencia de estos problemas en enfermeras de Estados Unidos encontró que el 46 %, 35 % y 47 % había experimentado problemas cervicales, de hombro y espalda, respectivamente, durante el último año. Cabe destacar también que más del 80 % de las lesiones de espalda en el personal de enfermería son causadas por el manejo manual de pacientes.

Educación y nuevas tecnologías

En la actualidad se sabe que se debe evitar levantar o empujar manualmente cargas superiores a los 25 kg. Por tanto, en el caso de pacientes dependientes o semidependientes resulta muy recomendable el uso de materiales y equipamiento específico como grúas. Esto implica que ciertos métodos tradicionales manuales como el SIFAM (Service lnitiation et Formation a la Manutention de Malades) del francés Paul Dotte, desarrollado en los años 60 y 70, están siendo sustituidos por otros basados en la evidencia, más seguros para el paciente y el profesional.

Debido a la relevancia de este tema, se han introducido diferentes pautas y normativas para proteger a los trabajadores. Por ejemplo, la directiva del Consejo 90/269 / EEC, a nivel de la Unión Europea (UE) en 1990 o el Consenso Internacional sobre Manejo Manual de Personas en el Sector de la Salud, publicado en el Informe Técnico ISO/TR 12296 en 2012. Sin embargo, estas guías no son lo suficientemente específicas para orientar la educación sobre el manejo y la movilidad segura del paciente.

La educación sobre el manejo seguro y la movilidad de los pacientes constituye la piedra angular del cambio de hábitos laborales en el sector sanitario. En los planes de estudios sanitarios se utilizan varias estrategias y recursos de enseñanza, como las simulaciones clínicas, la formación práctica, el aprendizaje híbrido, el modelo de enseñanza interprofesional entre pares y las guías y algoritmos para orientar la toma de decisiones clínicas. Las metodologías incluyen tareas sencillas o módulos más estructurados como la Ergonomic patient handling card desarrollada en Finlandia y la implementación del aprendizaje interactivo basado en casos como el SBLi desarrollado en Australia.

Aunque aún se sabe poco sobre los métodos más efectivos, algunas estrategias como la colaboración interdisciplinaria y la enseñanza entre pares resultan exitosas según algunos estudios.

Sin embargo, estos recursos son poco conocidos y el manejo seguro de pacientes se imparte de manera heterogénea en los grados universitarios de ciencias de la salud.

Por ello, y desde un enfoque pedagógico que contempla métodos de innovación docente, ha surgido el proyecto RENE (Renewing Ergonomic Education for Health Care Students in European Higher Education Insititutions), que tiene como objetivo principal el mejorar y unificar la educación en manejo de pacientes a nivel europeo universitario. Cabe esperar que este tipo de iniciativas mejore la calidad de los cuidados de los profesionales de la salud, reduciendo también el riesgo de lesiones musculoesqueléticas en dicho colectivo. A su vez, el conocimiento adquirido por estos profesionales se podrá transmitir a los cuidadores informales a través de estrategias de promoción y educación para la salud.

Teniendo en cuenta que el sistema sanitario español cubre el 20 % del tiempo total dedicado a los cuidados de larga duración y el 80 % restante se realiza dentro del sistema informal de cuidados, estas estrategias educativas de promoción del manejo seguro de pacientes pueden impactar positivamente a nivel socioeconómico, en la calidad de vida de las personas dependientes y de sus cuidadores.

The Conversation

Javier Jerez-Roig recibió fondos de la Comisión Europea a través de la convocatoria de 2019 Erasmus+ (Strategic Partnerships for higher education) con el proyecto RENE (Renewing Ergonomic Education for Health Care Students in European HEIs)

Eduard Minobes Molina, Emilia Chirveches-Pérez, Judit Rusiñol Rodriguez, Marion Karppi, and Montse Romero-Mas do not work for, consult, own shares in or receive funding from any company or organisation that would benefit from this article, and have disclosed no relevant affiliations beyond their academic appointment.

The Conversation. Rigor académico, oficio periodístico

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: