Internacional Noticias

Guillermo Fesser y los diez mandamientos que pusieron a Trump en el poder que Vox ha copiado

La extrema derecha española se reconoce claramente en cada uno de los mandamientos de Steve Bannon para Trump

El asesor estratégico de Donald Trump, Steve Bannon, que ayudó a sentar las bases de la candidatura del presidente, era cesado de sus funciones en 2017 tras estar en el punto de mira por una serie de supuestas filtraciones a la prensa.

«Los medios de comunicación de masas serán nuestro mayor aliado. Están obsesionados con nosotros y vamos a utilizarlo a nuestro favor», llegó a declarar el que fue jefe de estrategia de Donald Trump durante la campaña que le llevó a la Casa Blanca y durante los primeros meses de su mandato.

Tras abandonar la Casa Blanca Bannon puso sus ojos en Europa y estableció un objetivo: dinamitar la Unión Europea desde dentro gracias a las elecciones europeas de 2019 en las que se produciría un choque entre populistas y globalistas.

190423 donald trump gty 773

Bannon con la ayuda de Benjamin Harnwell, fundador del instituto católico Dignitatis Humanae, ha conseguido que sus ideas políticas ultraconservadoras puedan ser difundidas en la cartuja de Trisulti que funcionará como sede de esta Academia Judeo Cristiana para Occidente y que desde el 1 de junio ya admite solicitudes de acceso.

La gira incluye reuniones con el ministro de Interior de Italia, Matteo Salvini, la líder de la Agrupación Nacional francesa Marine Le Pen, el exlíder del UKIP británico Nigel Farage, políticos de la ultraderechista Alternativa para Alemania, secesionistas belgas o de la extrema derecha sueca, entre otros.

Sobre Vox, Bannon ha reconocido que en el verano de 2017 ya hubo contactos con este partido. «Su logro más importante ha sido empujar al resto de los partidos de derecha hacia el bando del populismo nacionalista y soberanista… Ha tenido un impacto extraordinario en la política española», señalaba.

Todo esto es conocido hasta cierto punto, son temas que ya hemos tratado con anterioridad, sin embargo el periodista Guillermo Fesser, que se dio a conocer con el programa Gomaespuma y que generó, desde el año 2000, la Fundación Gomaespuma, ha situado sobre el plano político los diez mandamientos de Bannon para ganar el poder. Impresionante ver como se reconoce a la extrema derecha de Vox en cada uno de sus puntos.

Los diez mandamientos 

The Ten Commandments / Los Diez Mandamientos de la ley de Bannon que pusieron a Trump en la Casa Blanca y le permitieron perpetuar los privilegios de unos pocos hombres blancos billonarios y que Fesser expone:

1.- Presenta tu batalla como una cruzada entre el bien y el mal. No menciones lo que tu ganas. Al contrario, presenta tu candidatura como un supremo sacrificio. Menciona (aunque sea inventado) lo que los demás perderían sin ti. O tú, o el caos.

“I think I’ve made a lot of sacrifices. I work very, very hard” / “Creo que he hecho muchos sacrificios. Trabajo muy, muy duro” Declaraba en 2018 Trump, el presidente que dedicó uno de cada cuatro días de su mandato a jugar al golf en uno de sus clubs privados. Promoción que disparó los beneficios de sus campos, entre 2017 y 2020, hasta los $750 millones.

2.- Busca un eslogan grandilocuente, Make America Great Again / Vuelve a Hacer a EEUU Grande, al que nadie pueda oponerse. No importa que no tengas un proyecto para llevar tu promesa a cabo. No importa que tu eslogan esté vacío de contenido. Lo que importa es que suene bien.

Trump dedicó gran parte de su campaña a demonizar el sistema de salud pública de Obama y prometió que nada más ser elegido presentaría un plan muchísimo mejor. El famoso Repeal and Replace Obamacare / Rechaza y Reemplaza Obamacare quedó en nada.

Los republicanos, con mayoría en el senado, no consiguieron en 4 años presentar ningún plan alternativo al existente que convenciera a sus propios votantes. Todo lo que propusieron fue recortar el mínimo sistema de salud pública existente, negándoles de nuevo el acceso a un seguro médico a millones de estadounidenses en favor del beneficio de instituciones privadas. ¿Argumento?: que obligar a la gente a tener seguro es comunismo. Que si yo estoy sano por qué tengo que pagar para que atiendan a alguien que no se cuida.

No coló. Las protestas de los votantes republicanos contra sus propios senadores hizo que el Repeal and Replace nunca saliera adelante. Como tampoco salió adelante el absurdo muro con México, ni se recuperaron los puestos de mineros del carbón. Promesas huecas e inviables.

3.- Presenta a tus electores como víctimas a las que otros vienen a quitarles lo ganado con el merecido sudor de su frente. Contra el movimiento Me Too, que defiende un trato digno a las mujeres, “los hombres también somos maltratados.” Contra el movimiento Black Lives Matter que denuncia la brutalidad policial contra negros desarmados, “All Lives Matter”/ “Todas las Vidas importan.” Que viene a ser un argumento igualitario perverso; como si cuando cayeron las Torres Gemelas alguien dijese: “Y los chalés que quedaron bajo el pantano de Riaño, ¿qué?”

4.- Practica la política del odio. Señala a los presuntos culpables y comprométete a eliminarlos. Preséntate como el vaquero que viene a restaurar The Law and Order / La Ley y El Orden en el viejo Oeste. Tira de leyenda para prometer el retorno al paraíso perdido, pero nunca se te ocurra reconocer que el Oeste era lo más parecido al cielo si eras un hombre blanco o un caballo… y lo más cercano al infierno si te tocó en suerte ser una mujer, un negro, un chino o una mula.

“Why are we having these people from shithole countries come here?”/ “¿Por qué tienen que venir aquí gente de esa mierda de países?” Se preguntó Trump en el despacho oval en 2018 frente a un grupo de senadores republicanos en referencia a la posibilidad de retirarles el estatus de refugiados (por situaciones de guerra, persecución política o pobreza extrema por desastres naturales) a ciudadanos de diversos países de Africa, Haití y El Salvador. El problema no es que fueran refugiados; es que no fueran blancos. Algo que no encajaba con el verdadero objetivo oculto bajo el grandilocuente eslogan: Make America White Again / Vuelve a Hacer EEUU blanco. Y, aunque empresarios afines a Trump se aprovechaban y abusaban de la mano de obra barata de los sin papeles, funcionó la falsa acusación de que los hispanos venían a quitarle el trabajo al común de los mortales; justificando las separaciones de familias y los encerramientos de niñas y niños es perreras. Justificando la negativa republicana a consensuar con los demócratas una ley de emigración. Porque no la quieren. Porque no quieren gente de color.

5.- Para minar al adversario, todo vale. Sobre todo, insinuaciones falsas.

6.- Si preguntan las fuentes de tus acusaciones, responde con vaguedades: “todo el mundo lo sabe”, “lo escucho en la calle…” Si te pillan, échale a tu adversario la culpa de haber creado el bulo

Trump mantuvo durante su campaña en 2016 que Obama no era ciudadano estadounidense. Cuando le pusieron contra las cuerdas en un debate, acusó a su oponente, Hillary Clinton, de haber sido la primera en mencionar la Birther Conspiracy / Conspiración del Certificado de Nacimiento.

7.- No dediques esfuerzo a crear programas, legislar o gobernar; sino a comparecer en medios y redes sociales. Tu fuerza está en tus promesas y acusaciones, no en tus logros. Ocúpate de desacreditar a los periodistas que te critican acusándoles de estómagos agradecidos.

4 años después de que Trump y las plataformas de extrema derecha empezaran a calificar a los medios convencionales de Enemy of The People / Enemigo del Pueblo, acusándoles de inventar Fake News, millones de estadounidenses cuestionan la veracidad de las noticias que reciben.

Trump manipuló y desprestigió a una prensa (más preocupada en conseguir audiencias que atrajesen anunciantes que en cumplir su labor pública de informar), para saltarse a los periodistas e informar directamente a través de Twitter sin tener que responder a preguntas incómodas.

A sus seguidores, mientras no se apartara de sus señas de identidad (supremacía blanca y valorar a la gente por su riqueza, no por su trabajo), les importaba un bledo que lo que dijera se ajustase a la verdad. Así , fue capaz de ofrecer un mensaje y su contrario al mismo tiempo de modo que sus fieles se podían quedar siempre con el que más les conviniera. Retado por Biden, en un debate les pidió “Stand by, Apartaos” a los mismos miembros de la milicia supremacista Proud Boys a los que felicitó “We love you/ Os queremos” tras su asalto al Capitolio.

8.- Infunde entre tus seguidores el temor a tus adversarios e incítales a realizar acciones para amedrentarles.

En agosto de 2017, tras la marcha neonazi a Charlottesville, Virginia, que culminó con un muerto y 19 heridos en los enfrentamientos con manifestantes que se opusieron a las proclamas de odio contra negros y judíos, Trump comentó que había “Very fine people on both sides” “Gente muy decente en ambos bandos.” En plenas protestas por George Floyd en DC, los antidisturbios utilizaron gases lacrimógenos y porras para dispersar a los manifestantes pacíficos y abrir paso a Trump hasta una Iglesia donde se hizo una foto propagandística con una biblia.

9.- No condenes nunca las amenazas que tus correligionarios lancen a tus adversarios. Arréglatelas para asegurar que no provienen de ti, pero insinúa que algo habrán hecho esos individuos para merecerlas. Defiéndete diciendo que ellos tampoco te piden perdón cuando te insultan.

Y, si te pillan in fraganti profiriendo las amenazas, excúsate explicando que “es una manera de hablar” y aprovecha para tildar de paso de idiotas a los ofendidos argumentando “que a nadie con dos dedos de frente se le ocurriría tomarse algo tan absurdo o exagerado en serio.”

Trump declaró que no veía “white nationalism as a global threat” / “al nacionalismo supremacista blanco como una amenaza global” después de que el ataque a una mezquita en Nueva Zelanda dejara 49 muertos y a una sinagoga en Pittsburgh, Pensilvania, 11. Tras su derrota electoral en 2020, se negó a condenar las amenazas de muerte que sus correligionarios profirieron contra políticos y miembros del colegio electoral (mayoritariamente de su propio partido republicano) que se negaron a aceptar su abultada mentira sobre un pucherazo a favor de Biden.

10.- Apodérate de los símbolos de identidad de tu país (la bandera, el ejército, la Casa Blanca…) Utilízalos hasta la saciedad, de tal manera, que a tu adversario le llegue a resultar incómodo asociarse con ellos. De este modo, podrás echarle en cara su antipatriotismo y presentarte ante tu electorado como el defensor de la patria que no se avergüenza, como otros, de ser American/Estadounidense.

Spanishrevolution.net

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: