Sin categoría

¿Por qué Pablo Iglesias no estudió Comunicación?

Pablo Iglesias. Shutterstock / zixia

Si analizamos la figura de Pablo Iglesias observamos que, desde sus inicios, ha tenido un gran interés y fascinación por el ámbito de la Comunicación y, concretamente, por la televisión. Sorprende que se decantara por dos carreras universitarias como Derecho y Ciencias Políticas y que dejara a un lado algo que realmente le apasiona: el Periodismo y la Comunicación Audiovisual.

A mis alumnos siempre les digo que, como todas las profesiones, la Comunicación comenzó como un oficio y que a lo largo de los años ha logrado convertirse en una rama importante de las Ciencias Sociales.

Es innegable la vinculación entre la Política y la Comunicación pero lo lógico es que, como profesional y profesor de Comunicación, recomiende y aconseje la realización de estos estudios si quieres trabajar en una empresa audiovisual.

Pablo Iglesias interviene como reportero durante el 15-M.

La trayectoria académica, docente y política de Iglesias ha ido siempre ligada a los medios. De hecho, Pablo Iglesias destaca en el portal de transparencia de Podemos una única línea en el apartado de “Experiencia profesional en el ámbito privado”: director de contenidos y creatividad de la productora de servicios audiovisuales “Producciones CMI” desde 2010.

Sus inicios audiovisuales comenzaron como tertuliano, reportero y después como presentador de televisión de programas audiovisuales locales y replicados a través de Internet: Fort Apache (Hispan TV), La Tuerka y Otra vuelta de tuerka (Público TV). Iglesias ni siquiera desiste de hacer peripecias periodísticas durante su mandato como vicepresidente y sube entrevistas en el perfil de su partido político para evitar la incompatibilidad laboral por el cargo.

Un fenómeno mediático

Sin horadar su calidad como entrevistador y teniendo en cuenta que en Wikipedia ya ha logrado el título de presentador, lo que está claro es que su figura genera interés. Un estudio de la Universidad Camilo José Cela demuestra que en el momento de la eclosión de Podemos las intervenciones de Iglesias en la televisión generalista en España disparaban los audímetros y que era el candidato con más apariciones televisivas. Pero eso sucedía en 2014, mucho ha pasado desde entonces.

Iglesias es un fenómeno mediático en sí del que la audiencia conoce dónde, cómo, con quién vive y otros detalles de su vida personal. Se ha convertido en personaje. Amado u odiado, no olvidemos que lo único que baja el audímetro es la indiferencia, porque una cosa es conseguir votos y otra espectadores. Eso le asegura un futuro en el ámbito de la Comunicación delante de las cámaras, aunque podría tener otros planes también relacionados con la empresa audiovisual. Mientras tanto, mis alumnos siguen estudiando.

The Conversation

Jorge Gallardo trabaja como director de programas en Atresmedia

The Conversation. Rigor académico, oficio periodístico

A %d blogueros les gusta esto: