Noticias

Apaleados y drogados: matan seis lobos y obtienen 60.000 euros fingiendo daños por el animal

Una publicación del Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (Fapas) destapó a un grupo de ganaderos que falseaban daños de lobos en el occidente asturiano.

Una investigación del Seprona de Vegadeo descubrió una operación, que transcurrió bajo las órdenes del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Castropol, culminó con la detención de seis ganaderos asturianos, acusados de cobrar más de 60.000 euros de fondos públicos de la administración asturiana. También informaron que estos mismos ganaderos habían matado a seis lobos.

«En noviembre del 2020, un veterinario de Asturias denunció en el juzgado de Castropol prácticas irregulares de ganaderos que comunicaban supuestos ataques sufridos por caballos y cuyo causante, apuntaban, era el lobo. Sin embargo, la investigación demostró que eran falsos y que los denunciantes tenían un modus operandi muy determinado: separaban a los potros de sus madres para después abandonarlos en el monte, conseguir que los cánidos los atacasen y cobrar así una subvención que podía alcanzar los 900 euros por ejemplar. Esto se traduce en un beneficio de entre 600 y 700 por res, ya que el precio de la misma es de entre 150 y 300 euros», explican desde La Voz de Asturias.

Captura web 5 6 2021 132038 www.lavozdeasturias.es

En la operación Colmillo Blanco se ha descubierto que ha habido más de 170 caballos muertos vinculados entre 2019 y 2020 e incluso llegaron a falsificar los papeles de estos para cobrar la subvención por duplicado.

Tras ello los canes permanecieron cerca de las inmediaciones de las ganaderías a la espera de alimento. Entonces los ganaderos, según la investigación, atrayéndolos con cebos artesanales que podrían contener sustancias para anestesiarlos, los mataron a palos y los dejaron al lado de la carretera para desviar la atención y fingir que se producían atropellos accidentales.

A través de estas prácticas los ganaderos estafaron más de 60.000 euros a la administración pública, por lo que serán juzgados por estafa, maltrato animal, atentado contra la fauna, denuncia falsa y encubrimiento.

«En el caso también están imputados por prevaricación tres guardias del Medio Natural del Principado de Asturias por firmar expedientes de daños del lobo sin pruebas que confirmasen que eran cometidos por el cánido. Por el mismo motivo figura como investigado el jefe de servicio de Caza y Pesca del Medio Natural del Principado, por conceder a los detenidos subvenciones procedentes de fondos públicos sin pruebas suficientes, cuyo valor superó los 30.000 euros», añade el rotativo asturiano.

Desde las asociaciones ecologistas del estado llevan desde hace años reclamando por la investigación contra la matanza de lobos, «algo normalizado por las autoridades», según Fapas.

Spanishrevolution.net

A %d blogueros les gusta esto: