Sin categoría

The Conversation España: de las factorías del conocimiento al conjunto de la sociedad

Shutterstock / Alexander Mozymov

Se cumplen hoy los tres primeros años de vida de The Conversation España, un proyecto que ha transformado la forma en que la comunidad académica e investigadora se relaciona con los medios de comunicación y, por lo tanto, con la opinión pública española y latinoamericana.

Podemos dividir su trayectoria en dos fases de duración similar. Hasta marzo de 2020, creció y se consolidó. Durante el tiempo transcurrido desde el 25 de junio de 2018, pasó del desconocimiento de la mayoría del profesorado universitario y personal investigador español, a convertirse en una de las principales referencias de difusión social del conocimiento de origen académico. Esos primeros meses mostraron que el modelo, basado en una plataforma pensada para facilitar la redifusión de los contenidos por otros medios, tenía un potencial enorme. Por primera vez en España, el profesorado universitario y el personal de centros de investigación contó con una vía específica para difundir conocimiento a gran escala.

Durante ese primer periodo, cerca de 1 600 autores y autoras publicaron en The Conversation al menos un artículo. Con 27 millones de lecturas en total, cada artículo fue leído, en promedio, por más de 16 000 personas.

La pandemia provocó un cataclismo en el sistema comunicativo español y, en especial, en los medios o secciones dedicados a la información científica. Nunca antes un tema de ese cariz había protagonizado la información con tanta intensidad y durante tanto tiempo. Si la Covid 19 hubiese llegado un año antes, las cosas no habrían ocurrido de la misma forma para The Conversation, porque a principios de 2019, tras solo ocho meses de actividad, todavía no había alcanzado la velocidad de crucero ni era tan conocido por los medios de comunicación y autores potenciales como un año después. Se puede decir que la Covid 19 llegó a The Conversation España en el momento justo.

El segundo periodo ha sido de crecimiento intenso. Desde el 1 de marzo de 2020, a los 1 600 autores y autoras del primer año y medio largo, se han sumado otros 2 400; a los 1 600 artículos, otros 3 000; y a los 27 millones de lecturas, 128 millones más. Sobre la covid 19 se han publicado 1 185 artículos, redifundidos por 324 medios y alcanzado 73 450 000 lecturas.

El 1 de marzo del pasado año, se publicó el artículo 10 buenas noticias sobre el coronavirus, cuyo autor, Ignacio López Goñi, ya era un habitual de la casa. Fue republicado por 77 medios de todo el mundo y ha tenido casi 22 millones de lecturas, de las que 6,5 han sido en español, 3,2 en francés, 12 en inglés y 134 000 en bahasa (indonesio). Autor y artículo han sido los más leídos de la historia de The Conversation en todas sus ediciones. Es cierto que la mayor parte de los artículos tienen un alcance muy inferior y, por ello, el caso de las 10 buenas noticias… podría ser considerado anecdótico. Pero no lo es, porque muestra cuál es el potencial de The Conversation España para difundir conocimiento a gran parte del mundo.

Lo anterior no quita un ápice de importancia al resto de artículos publicados. Ni mucho menos. Si descontamos las cifras del artículo del profesor López Goñi, a lo largo de los tres años de vida de The Conversation España, se han publicado algo más de 4 600 artículos (por unos 4 000 autores y autoras) que han tenido 133 millones de lecturas, unas 28 200 por artículo. Son cifras importantes.

En el proyecto de The Conversation España confluyen el interés de amplios sectores sociales por acceder al conocimiento de alto nivel de forma rigurosa, amena y atractiva, y la vocación creciente de las universidades de abrirse al conjunto de la sociedad. Por eso ha resultado exitoso. Y una crisis como la de la covid 19 ha puesto de manifiesto la importancia que tiene el contar con fuentes de conocimiento fiables en una situación caracterizada, sobre todo, por la incertidumbre.

The Conversation España no es, ni mucho menos, el único medio competente para desempeñar esa función, pero es el que las universidades y centros de investigación han hecho suyo. Es la vía directa que va de las factorías del conocimiento al conjunto de la sociedad.

The Conversation

Juan Ignacio Pérez Iglesias no recibe salario, ni ejerce labores de consultoría, ni posee acciones, ni recibe financiación de ninguna compañía u organización que pueda obtener beneficio de este artículo, y ha declarado carecer de vínculos relevantes más allá del cargo académico citado.

The Conversation. Rigor académico, oficio periodístico

A %d blogueros les gusta esto: