Noticias Política estatal principal

Sánchez cede ante la derecha vendiendo a Garzón y su petición de reducir el consumo de carne con un «argumento de cuñao con palillo en boca»

El propio Gobierno ya ha promovido iniciativas similares, pero ahora prefiere esconderse y lapidar a Garzón

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha defendido este miércoles priorizar desde su departamento «la salud pública y la conciencia medioambiental» con la recomendación de reducir el consumo de carne y ha señalado que este asunto está por encima de «otra serie de legítimas reivindicaciones» como, según ha dicho, los «beneficios empresariales» del sector cárnico.

Así se pronunciaba el ministro en una entrevista en Cadena Ser después de que las asociaciones profesionales cárnicas de España manifestaran su «estupor» ante el mensaje publicado en redes sociales por Garzón en el que recomendaba reducir el consumo de carne porque «perjudica a la salud y al planeta».

«El 14,5% de las emisiones de gases de efecto invernadero proviene de la ganadería, especialmente de las macrogranjas, mientras que para que tengamos 1 kilo de carne de vaca se requieren 15.000 litros de agua», señalaba garzón en este vídeo:

La polémica

A partir de esta publicación, la polémica. Las declaraciones de Garzón despertaron la indignación del lobby de la carne y durante la jornada de ayer le llovieron las críticas. «Queremos manifestarle el estupor de los cientos de miles de ganaderos, empresas, trabajadores y técnicos de toda España vinculados a los sectores ganaderos y cárnicos a los que representamos, ante la campaña suscrita por usted mismo y el Ministerio del que es titular, en la cual difama al conjunto del sector ganadero-cárnico», ha indicado las seis asociaciones firmantes de una carta abierta remitida al ministro.

Asimismo, políticos de la oposición criticaron duramente las palabras de Garzón, con Teodoro García Egea, secretario general del Partido Popular, subiendo una foto de varios chuletones haciéndose en una parrilla junto al mensaje: “A tu salud”.

La puntilla la dio ayer Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, quien, frente al titular de Agricultura Luis Planas, señaló que «donde me pongan un chuletón al punto… eso es imbatible».

La realidad

Sin embargo, la realidad nos demuestra una vez más la hipocresía de la política. La frase de Sánchez esconde que el propio Gobierno ya ha promovido iniciativas similares, pero ahora prefiere esconderse y lapidar a Garzón. 

El presidente del Gobierno presentaba ante los medios la ambiciosa estrategia España 2050 en mayo de este año, un documento elaborado por expertos por encargo de Moncloa en el que se dibujaba cómo sería el país dentro de tres décadas. El documento fijaba cambios en el modelo de consumo de los españoles como consecuencia de la crisis climática y hablaba claramente de una reducción de las dietas cárnicas para disminuir la huella ecológica de la agroindustria.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, fue más directo y atacó directamente al ministro de Consumo: «Si no tiene nada que hacer que no invente». Para el presidente castellano-manchego, se trata de un ministro «que se está inventando su cargo todos los días y ahora no se le ocurre otra cosa que decir que no hay que comer carne».

El consumo de carne es un gran problema en España. Su consumo excesivo supera con creces las recomendaciones de diversas autoridades sanitarias y ambientales como la FAO, la OMS o la ONU en nuestro país. Según un estudio de Justicia Alimentaria, los españoles tienen una ingesta de carne semanal cuatro veces superior a lo estipulado por dichas organismos internacionales.

Apoyo en redes

Las declaraciones de Garzón tuvieron también su contrapunto en el apoyo surgido desde distintos ámbitos. Muchos han sido los que han criticado la actitud de Sánchez y su comentario «palillo en boca». 

El periodista Antonio Maestre señalaba que Sánchez «se ha desautorizado a sí mismo y a su gobierno. Por cuñado, por negacionista climático, y por ir en contra de su propia ley de cambio climático, de su agenda 2050 y de la doctrina ideológica de su gobierno». 

Sobre los objetivos del desarrollo sostenible auspiciados por el Gobierno y olvidados tras las palabras de Garzón, se pronunció Gabriel Rufián: «Igual alguno se cree que esto que lleva en la solapa de la americana es el rosco de Pasapalabra», señaló.

Sobre la actitud de Sánchez, el portavoz de Esquerra Republicana en el Congreso también tuvo unas palabras: «Vender a uno de los tuyos (en este caso a uno de tus Ministros) porque la derecha le monta una campaña en contra suele ser siempre una mala idea. 1º porque la derecha no te va a respetar más. Al revés. Y 2º porque si la derecha está en contra es porque suele ser verdad», publicó en otro tuit.

Uno de los más críticas más difundidas fue la del periodista Mikel López Iturriaga, más conocido como El Comidista, que criticó duramente las palabras de Sánchez: «Esta respuesta del presidente del Gobierno dice mucho de la relación de nuestro país con la ciencia. Frente a la evidencia de que comer menos carne es mejor para la salud y el medio ambiente, argumento de cuñao con palillo en boca».

La periodista Yayo Herrero criticó duramente las palabras de Page: «Flipo del paupérrimo conocimiento que tienen algunos representantes políticos sobre temas que afectan, según la comunidad científica, a cosillas como la supervivencia de parte de la población o al maltrato animal. Sr Page, que usted ignore algo no significa que ese algo no exista», sentenció.

Enrique Santiago, secretario de Estado de Agenda 2030 y líder del PCE, señaló ayer en La noche en 24 de TVE1 que Garzón «no ha hecho más que decir lo que dicen los pediatras, lo que dice la ONU, la UE y la OMS: no puede haber un consumo de carne elevado. Cuando uno dirige un ministerio tiene que preocuparse por el bien común y no por hacer lobby para nadie».

Spanishrevolution.net

A %d blogueros les gusta esto: