Sin categoría

La radio, compañera en tiempos de crisis

Shutterstock / bsd

La radio está más viva que nunca y, aunque el formato ha cambiado, lo importante es que sigue teniendo un papel relevante en la sociedad. Tanto es así que, en la pandemia que estamos viviendo, ha demostrado una vez más ser un medio esencial para informarse. De hecho, es el que mejor nota obtiene en el tratamiento de la información sobre la Covid-19, al ser considerado el medio más universal, sencillo y accesible.

Y es que no debemos olvidar que la radio siempre ha destacado en situaciones de crisis. La historia en España lo demuestra: la conocida noche de los transistores tras el golpe de estado del 23 de febrero de 1981 o los atentados del 11 de marzo en Madrid son sólo algunos ejemplos. Pero también lo ha hecho en catástrofes naturales en todo el mundo, como tifones, huracanes o terremotos, donde ha sido el medio protagonista. Se debe fundamentalmente a que sabe reaccionar de manera rápida dando respuesta a esas difíciles situaciones, y a que es el medio que mejor se adapta, es decir, ni siquiera es necesaria la corriente eléctrica para estar conectados.

La radio es una buena compañera

La percepción que los oyentes tenemos de la radio también es un ingrediente importante para entender su contribución en momentos de crisis. El factor más relevante en este sentido es que se considera el medio que transmite más credibilidad y confianza, algo crucial en situaciones de incertidumbre. En esos momentos es precisamente cuando buscamos tener más información, pero además queremos que sea fiable, que provenga de una fuente de confianza.

Pues bien, la radio cumple con ese criterio. Y no sólo eso, también tiene un efecto psicológico beneficioso por esa sensación de compañía, cercanía y bienestar que nos produce escuchar sus programas y especialmente oír la voz familiar del locutor. Por eso, algunos estudios muestran que tiene un significativo poder terapéutico. No sólo nos facilita información sanitaria a través de programas específicos, sino que ayuda a paliar las consecuencias psicológicas que conlleva vivir una situación traumática o de incertidumbre como la actual.

¿Qué ha cambiado en la radio con la pandemia?

La radio ha vuelto a demostrar que es un medio de referencia. Y digo que “ha vuelto” porque, como ha ocurrido en otras situaciones de conflicto, su consumo en la pandemia ha incrementado debido, en parte, a la necesidad de tener información sobre la enfermedad y su evolución. Los estudios de medios han registrado un aumento de manera global, tanto en el número de horas de escucha como en el número de oyentes. En el caso concreto de España hemos cambiado los hábitos de escucha. Durante el confinamiento, la radio formó parte del entorno familiar, escuchándose en lugares poco habituales hasta el momento como es el salón. También han variado los dispositivos utilizados, ya que ahora lo hacemos más a través del móvil, con altavoces inteligentes y de manera online.

Por su parte, las emisoras también han tenido que adaptarse a la nueva situación modificando la programación, mientras que los profesionales de la radio han realizado un importante esfuerzo trabajando desde casa con escasos medios, sobre todo, al inicio de la crisis. A pesar de ello, la sencillez técnica de la radio ha sido un aliado en este sentido, ya que ha permitido desarrollar las emisiones de manera regular.

Principales iniciativas en radio a raíz de la Covid-19

Con la llegada de la pandemia, las radios en todo el mundo han respondido con iniciativas de todo tipo.

Muchas emisoras han dedicado programas o podcasts especiales a la pandemia, algunos con información de actualidad como por ejemplo, En tiempo de pandemia de El Español, o Todo lo que se sabe de la pandemia del COVID-19 de Cadena Ser. Unos repasando la historia o las causas de la pandemia, otros reflejando la realidad y sus efectos, como Coronavirus Global Update de la BBC.

También los hay que han mostrado una clara vocación de servicio tratando de resolver dudas sobre la enfermedad. Además, ha habido iniciativas dirigidas al entretenimiento como conciertos musicales con gran participación de artistas. Un ejemplo es cómo Cadena 100 utilizó la canción Resistiré del Duo Dinámico como himno de la pandemia, con el único objetivo de animarnos en un momento de tanta incertidumbre y desesperanza.

También se han organizado concursos para fomentar la creatividad y la innovación donde los oyentes han tenido de demostrar su ingenio, con la contrapartida de haber estado distraídos durante el confinamiento.

Y no podían faltar acciones solidarias para ayudar y apoyar a los más afectados por esta pandemia, como hicieron los oyentes de Cadena 100, que enviaron radios a los hospitales para que los enfermos pudiesen escuchar música. Con todo esto, queda demostrado una vez más el poder de movilización que tiene la radio en tiempos de crisis.

En la soledad de la habitación de un hospital, de una residencia, de una casa, la radio, y esa voz íntima y familiar del locutor, nos hace sentir que estamos acompañados, nos arropa, nos divierte, nos distrae, es decir, como han manifestado los oyentes: “nos ayuda psicológicamente a superar esta situación”.

Así que ¡larga vida a la radio!, a través del formato que sea.

The Conversation

María Blanco Hernández no recibe salario, ni ejerce labores de consultoría, ni posee acciones, ni recibe financiación de ninguna compañía u organización que pueda obtener beneficio de este artículo, y ha declarado carecer de vínculos relevantes más allá del cargo académico citado.

The Conversation. Rigor académico, oficio periodístico

A %d blogueros les gusta esto: