Noticias Sanidad

Vídeo | El durísimo testimonio de una enfermera de la UCI que deberían escuchar quienes no quieren vacunarse

«Estamos entubando y perdiendo a personas de mi edad y más jóvenes», denuncia entre lloros la enfermera

Por Javier F. Ferrero

Felicia Croft, es una enfermera del Willis-Knighton en Luisiana (EEUU), que ha estado cuidando y tratando pacientes en la planta covid de la UCI prácticamente durante toda la pandemia. Sin embargo, asegura que la ola delta está siendo la más dura ya que está afectando especialmente a los jóvenes.

En desgarrador relato, la enfermera comienza indicando que ha trabajado «en la UCI de covid prácticamente durante toda la pandemia, entre año y medio y dos años». «Puedo decir que hoy fue probablemente uno de los días más duros emocionalmente desde que comenzó la pandemia», lamenta.

Señala que «en la ola delta que estamos viendo ahora, la gente es más joven y está más enferma y estamos entubando y perdiendo a personas de mi edad y más jóvenes. Personas con hijos de la edad de mis hijos que nunca verán graduarse a sus hijos. Nunca van a conocer a sus nietos».

«Anoche se me acercó mi hija, mi Macie de 14 años, y me dijo: ‘Mamá tenemos que rezar por los padres de mi amiga’. Los padres de su amiga están en mi UCI y es posible que uno de ellos no vuelva a casa. El otro también está muy enfermo. Y como enfermera, saber que si no puedes llevar a estas dos personas a casa sus hijos quedarán huérfanos, su hijo de 14 años podría ser huérfano», denuncia entre sollozos.

El desgarrador testimonio de una enfermera de la planta covid de la UCI que deberían escuchar los negacionistas

‘Mamá, ¿por qué no los salvaste?’

«Saber que mi hija puede venir a verme cuando reciba esa llamada y decirme: ‘Mamá, ¿por qué no los salvaste?’. Ni siquiera puedo explicar lo que se siente, como enfermera y como madre», relata la enfermera.

Añade que «muchas de las personas que estamos recibiendo no han sido vacunadas. Y solo saber que hay algo que podría ayudar y que la gente no lo aprovecha… Sí, hemos visto personas que se han vacunado, pero por lo general vuelven a casa para criar a sus hijos y para abrazar a su marido o a su mujer».

«No puedo explicar la sensación de derrota, cuando haces todo, le das todo a un paciente y no es suficiente, y luego saber que podrían haberse vacunado y podría haber marcado la diferencia…», sentencia la trabajadora sanitaria.

Spanishrevolution.net

A %d blogueros les gusta esto: