Sin categoría

Afganistán: Por qué la victoria de los talibanes era inevitable

Nawid Tanha/EPA-EFE

En menos de una semana, los talibanes han capturado casi una docena de ciudades clave en Afganistán y han tomado el poder de Kabul, la capital. Con la salida de las fuerzas estadounidenses, hace unas semanas, y del presidente, Ashraf Ghani, en las últimas horas, las milicias fundamentalistas han recuperado el control del país veinte años después.

Durante estas dos décadas, Estados Unidos ha invertido millones de dólares en Afganistán para expulsar a los talibanes, un esfuerzo que claramente no ha tenido éxito. Pero un vistazo a la ubicación geográfica estratégica del país y a la política de la región (incluido el apoyo a los talibanes) nos dice que el desenlace de los últimos días era inevitable.

Afganistán está estratégicamente situado entre el centro y el sur de Asia, una región rica en petróleo y gas natural. También ha luchado contra los esfuerzos de los diferentes grupos étnicos afganos por crear sus tierras ancestrales. La población pastún (y en menor medida la población baluch) está especialmente implicada en estas batallas.

Por estas, y otras razones, Afganistán se ha enfrentado durante mucho tiempo a la constante intromisión de la Unión Soviética/Rusia, el Reino Unido, Estados Unidos, Irán, Arabia Saudí, India y, por supuesto, Pakistán.

Pakistán

La relación de Afganistán con Pakistán ha estado cargada de tensiones desde que el primero fue reconocido como Estado soberano en 1919.

Cuando Pakistán obtuvo su independencia en 1947, Afganistán fue el único país que votó en contra de su formación en las Naciones Unidas. Parte de la tensión surgió de la negativa de Afganistán a reconocer la Línea Durand, la frontera de 2 500 kilómetros trazada apresuradamente que atravesaba miles de tribus pastunes en 1893.

Ante el temor de que los pastunes de ambos países pidan la creación de una patria nacional que atraviese el norte de Pakistán, este país lleva mucho tiempo tratando de convertir a Afganistán en un Estado islámico cliente, apoyando una identidad islámica (por encima de la pastún) para ganar profundidad estratégica frente a India.

Un mapa político de Afganistán que muestra sus países fronterizos
Peter Hermes Furian/Shutterstock

Pakistán ayudó a dar poder a los talibanes en 1994 y ha sido el vecino más implicado de Afganistán. A través de su principal agencia de inteligencia, el ISI, ha financiado las operaciones de los talibanes, ha reclutado mano de obra para los ejércitos talibanes y ha ayudado a planificar y armar ofensivas. También ha participado ocasionalmente en el apoyo directo al combate.

El apoyo de los ISI a los talibanes tiene su origen en su objetivo de borrar el nacionalismo pastún. Pero al hacerlo puede haber creado un problema mayor para Pakistán, ya que el gobierno talibán ha provocado un éxodo de ciudadanos afganos hacia Pakistán.

No obstante, hay elementos dentro del gobierno de Pakistán, concretamente el ISI, que todavía apoyan a los talibanes, y la inestabilidad actual en Afganistán. Además, Pakistán no tiene una buena relación con otros grupos en Afganistán, por lo que no tiene más remedio que apoyar a los talibanes.

Para el gobierno de Pakistán, el peor escenario es un conflicto prolongado, que podría conducir a otra gran crisis de refugiados en Pakistán.

Irán

La relación de Irán con Afganistán, con el que limita por el este, también se complica por la dinámica regional y su relación con Estados Unidos. Como país chiíta, Irán ha tenido largas diferencias ideológicas con los talibanes. En la década de 1990, intentó establecer alianzas, incluso con Estados Unidos, para contrarrestar la amenaza de los talibanes.

Sin embargo, dos décadas después, las relaciones de Estados Unidos con Irán están en su punto más bajo, lo que afecta a la postura de Irán sobre cómo tratar a los talibanes. Irán ha estado cubriendo sus apuestas, apoyando tanto al gobierno afgano como a los talibanes para mantenerlos divididos. Y la mejora de las relaciones con Qatar, donde se encuentra la oficina política de los talibanes, también ha ayudado a la relación de Irán con los talibanes.

Rusia y China

A Rusia le preocupa sobre todo evitar la inestabilidad en su frontera con Afganistán y mantener a este país libre de la influencia de Estados Unidos. Desde la década de 1990, Moscú ha estado desarrollando relaciones con diferentes grupos en Afganistán, incluidos los talibanes, a pesar de los recelos sobre el posible apoyo de los talibanes a los grupos terroristas.

Estas relaciones se intensificaron tras la aparición del Estado Islámico en 2015. En la lucha para derrotarlo en Afganistán, Rusia vio que los intereses de los talibanes coincidían con los suyos.

Salieron a la luz informes que desvelaban que Rusia estaba armando a los talibanes afganos y socavando directamente los esfuerzos de Estados Unidos en la zona, incluso pagando recompensas para matar a soldados estadounidenses y aliados. Desde entonces, los servicios de inteligencia estadounidenses han expresado su escasa confianza en las reclamaciones de recompensas.

China, por su parte, siempre ha mantenido relaciones cordiales con los talibanes. La principal preocupación de China es extender su influencia hacia el oeste para ganar profundidad estratégica frente a India y Estados Unidos.

Nuevas alianzas

Por el momento, el auge de los talibanes no se ha traducido en un aumento de la actividad terrorista de grupos como Al Qaeda contra los vecinos de Afganistán, una preocupación tras la retirada de Estados Unidos de la región. Presintiendo la inevitabilidad del ascenso de los talibanes, se han formado alianzas oportunistas de casi todos los vecinos de Afganistán con los talibanes, excepto India.

India se ha mostrado mayoritariamente reacia a relacionarse con los talibanes, pero recientemente ha iniciado contactos, con el apoyo de Qatar. Sin embargo, Nueva Delhi también ha dejado claro que no apoya un derrocamiento violento de Kabul, la capital de Afganistán.

Altos funcionarios afganos han advertido que una victoria de los talibanes dará lugar a una consolidación del poder de varios grupos terroristas si los talibanes les permiten establecer una base para lanzar ataques.

Más importante que la hospitalidad de los talibanes es su voluntad de permitir a los grupos terroristas dedicarse libremente a la delincuencia organizada: Afganistán también es un lugar atractivo para ello.

El resurgimiento de los talibanes ha creado una aguda crisis humanitaria en Afganistán junto con terribles abusos de los derechos humanos. En medio del caos, el gobierno depuesto por los talibanes acusó a Estados Unidos de dejar atrás un “desastre”.

Y, sin embargo, aunque muchos critiquen al presidente estadounidense Joe Biden por haber retirado las tropas, es poco probable, dadas todas estas fuerzas regionales en acción, que Estados Unidos hubiera podido lograr la estabilidad en Afganistán, sin importar el tiempo que se quedase.

The Conversation

Natasha Lindstaedt no recibe salario, ni ejerce labores de consultoría, ni posee acciones, ni recibe financiación de ninguna compañía u organización que pueda obtener beneficio de este artículo, y ha declarado carecer de vínculos relevantes más allá del cargo académico citado.

The Conversation. Rigor académico, oficio periodístico

A %d blogueros les gusta esto: