Sin categoría

¿Qué es el ISIS-K?

El ISIS-K, afiliado al grupo Estado Islámico, ha reivindicado la autoría del atentado de Kabul. Wakil Kohsar/AFP/Getty Images

Un atentado contra una multitud reunida a las afueras del aeropuerto de Kabul el 26 de agosto de 2021 ha dejado al menos 60 muertos, entre ellos al menos una docena de marines estadounidenses. El ISIS-K reivindicó la autoría del atentado suicida coordinado y del asalto con armas de fuego, que se produjo apenas unos días después de que el presidente Joe Biden advirtiera que el grupo –afiliado al grupo Estado Islámico que opera en Afganistán– estaba “tratando de apuntar al aeropuerto y atacar a las fuerzas estadounidenses y aliadas y a civiles inocentes”.

Amira Jadoon, experta en terrorismo de la Academia Militar de Estados Unidos en West Point, y Andrew Mines, investigador del Programa sobre Extremismo de la Universidad George Washington, llevan años siguiendo la pista de ISIS-K y han respondido a nuestras preguntas sobre quién es el grupo terrorista y la amenaza que supone en un Afganistán inestable.

¿Quién es el ISIS-K?

La Provincia de Jorasán del Estado Islámico, también conocida por las siglas ISIS-K, ISKP e ISK, es la rama del movimiento del Estado Islámico que opera en Afganistán, tal y como ha sido reconocido por los líderes del Estado Islámico en Irak y Siria.

El ISIS-K se fundó oficialmente en enero de 2015. En poco tiempo, logró consolidar el control territorial en varios distritos rurales del norte y noreste de Afganistán, y lanzó una campaña letal a través de este país y de Pakistán. En sus primeros tres años, el ISIS-K lanzó ataques contra grupos minoritarios, zonas e instituciones públicas y objetivos gubernamentales en las principales ciudades de Afganistán y Pakistán.

En 2018, se había convertido en una de las cuatro organizaciones terroristas más mortíferas del mundo, según el Índice de Terrorismo Global del Instituto para la Economía y la Paz.

Un soldado del ejército nacional afgano se encuentra en una habitación de un edificio utilizado anteriormente como cárcel por el ISIS-K.
Un soldado afgano inspecciona una antigua cárcel del ISIS-K en la provincia de Nangarhar, al este de Afganistán. Andrew Renneisen/Getty Images

Pero tras sufrir importantes pérdidas territoriales, de liderazgo y de efectivos ante la coalición liderada por Estados Unidos y sus socios afganos –que culminaron con la rendición de más de 1 400 de sus combatientes y sus familias al gobierno afgano a finales de 2019 y principios de 2020– la organización fue declarada, por algunos, como derrotada.

Los antecedentes del grupo

El ISIS-K fue fundado por antiguos miembros de los talibanes pakistaníes, los talibanes afganos y el Movimiento Islámico de Uzbekistán. Sin embargo, con el paso del tiempo, el grupo ha ido captando militantes de otros grupos.

Uno de los puntos fuertes del grupo es su capacidad para aprovechar la experiencia local de estos combatientes y comandantes. El ISIS-K comenzó a consolidar su territorio en los distritos del sur de la provincia de Nangarhar, situada en la frontera noreste de Afganistán con Pakistán, donde se encontraba el antiguo bastión de Al Qaeda en la zona de Tora Bora.

El ISIS-K utilizó su posición en la frontera para obtener suministros y reclutas de las zonas tribales de Pakistán, así como la experiencia de otros grupos locales con los que forjó alianzas operativas.

Hay pruebas sustanciales que demuestran que el grupo ha recibido dinero, asesoramiento y formación del núcleo organizativo del grupo Estado Islámico en Irak y Siria. Algunos expertos han situado esas cifras en más de 100 millones de dólares.

¿Cuáles son sus objetivos y tácticas?

La estrategia general del ISIS-K pasa por establecer una red para que el movimiento del Estado Islámico expanda su llamado califato a Asia central y meridional.

Su objetivo es consolidarse como la principal organización yihadista de la región, en parte aprovechando el legado de los grupos yihadistas que le precedieron. Esto es evidente en el mensaje del grupo, que atrae tanto a los combatientes yihadistas veteranos como a las poblaciones más jóvenes de las zonas urbanas.

Al igual que su homónimo en Irak y Siria, el ISIS-K aprovecha la experiencia de su personal y las alianzas operativas con otros grupos para llevar a cabo ataques devastadores.

Estos ataques se dirigen a minorías como las poblaciones afganas Hazara y Sikh, así como a periodistas, trabajadores humanitarios, personal de seguridad e infraestructuras gubernamentales.

El objetivo del ISIS-K es crear el caos y la incertidumbre en un intento de empujar a los combatientes desilusionados de otros grupos a sus filas, y poner en duda la capacidad de cualquier gobierno para proporcionar seguridad a la población.

¿Qué relación tiene el ISIS-K con los talibanes?

El ISIS-K considera a los talibanes afganos como sus rivales estratégicos. Califica a los talibanes afganos de “asquerosos nacionalistas” con ambiciones de formar un gobierno limitado a las fronteras de Afganistán. Esto contradice el objetivo del movimiento Estado Islámico de establecer un califato global.

Desde su creación, el ISIS-K ha tratado de reclutar a miembros talibanes afganos y ha atacado posiciones talibanes en todo el país.

Los esfuerzos del ISIS-K han tenido cierto éxito, pero los talibanes han conseguido frenar los desafíos del grupo mediante ataques y operaciones contra el personal y las posiciones del ISIS-K.

Estos enfrentamientos se han producido a menudo junto con la potencia aérea estadounidense y afgana y las operaciones terrestres contra el ISIS-K, aunque todavía no está claro hasta qué punto se han coordinado estas operaciones.

Lo que está claro es que la mayor parte de las pérdidas de personal y liderazgo del ISIS-K fueron el resultado de las operaciones dirigidas por Estados Unidos y Afganistán, y de los ataques aéreos estadounidenses en particular.

¿Qué grado de amenaza representa el ISIS-K en Afganistán y para la comunidad internacional?

Al ser una organización relativamente debilitada, los objetivos inmediatos del ISIS-K son reponer sus filas y subrayar su determinación mediante atentados de gran repercusión. Esto puede ayudar a garantizar que el grupo no se convierta en un actor irrelevante en el panorama afgano-pakistaní. Está interesado en atacar a los socios estadounidenses y aliados en el extranjero, pero la medida en que el grupo es capaz de inspirar y dirigir ataques contra Occidente es una cuestión que ha dividido a la comunidad militar y de inteligencia estadounidense.

En Afganistán, sin embargo, el ISIS-K ha demostrado ser una amenaza mucho mayor. Además de sus ataques contra las minorías afganas y las instituciones civiles, el grupo ha atacado a trabajadores de ayuda internacional, esfuerzos de remoción de minas terrestres e incluso intentó asesinar al principal enviado de Estados Unidos a Kabul en enero de 2021.

Todavía es demasiado pronto para saber en qué beneficiará la retirada de Estados Unidos de Afganistán al ISIS-K, pero el atentado en el aeropuerto de Kabul pone de manifiesto la continua amenaza que supone el grupo.

A corto plazo, es probable que el ISIS-K continúe con sus esfuerzos para sembrar el pánico y el caos, perturbar el proceso de retirada y demostrar que los talibanes afganos son incapaces de proporcionar seguridad a la población.

Si el grupo es capaz de reconstituir algún nivel de control territorial a largo plazo y reclutar más combatientes, lo más probable es que esté preparado para reaparecer y plantear amenazas a nivel nacional, regional e internacional.

The Conversation

Amira Jadoon es profesora adjunta del Centro de Lucha contra el Terrorismo y del Departamento de Ciencias Sociales de la Academia Militar de EE.UU. en West Point, Nueva York. Las opiniones expresadas en este artículo son las de los autores y no representan al Centro de Lucha contra el Terrorismo, la Academia Militar de EE.UU., el Departamento de Defensa o el Gobierno de EE. UU.

Andrew Mines does not work for, consult, own shares in or receive funding from any company or organisation that would benefit from this article, and has disclosed no relevant affiliations beyond their academic appointment.

The Conversation. Rigor académico, oficio periodístico

A %d blogueros les gusta esto: