Noticias Política estatal

Las cinco palabras de Le Monde que no va a olvidar Casado: “Difícilmente se puede hacer peor”

«Muchos analistas se sorprendieron por la arriesgada invitación de un político condenado por corrupción y tráfico de influencias en marzo y políticamente desfasado, que representa todo lo que el PP debe evitar», explica Le Monde.

Nicolas Paul Stéphane Sarközy de Nagy-Bocsa, más conocido como Nicolas Sarkozy, fue el vigesimotercer presidente de la República Francesa entre 2007 y 2012. Sarkozy fue derrotado por François Hollande en las elecciones realizadas durante el 2012 y dejó su cargo el 15 de mayo del mismo año.

El 2 de julio de 2014, los fiscales franceses acusaron a Sarkozy de corrupciónSe imputó al expresidente francés por corrupción activa, tráfico de influencias y violación del secreto de instrucción, luego de pasar 15 horas en detención provisional en la Dirección Central de la Policía Judicial de Nanterre.

El 20 de marzo de 2018 se puso a Sarkozy bajo custodia policial para prestar declaración sobre la causa de financiación ilegal de su campaña electoral de 2007. Se trasladó al expresidente a las dependencias de la Policía Judicial de Nanterre para explicar el origen de los fondos utilizados en su campaña política.

El proceso judicial comenzó luego de que en mayo de 2012, el sitio informativo Mediapart, publicara un documento libio que citaba la aparente financiación por parte de Muamar el Gadafi de la campaña política de Sarkozy. El 1 de marzo de 2021 fue condenado por un juzgado de París a tres años de cárcel por delitos de corrupción y tráfico de influencias.

Le Monde

Sarkozy, el ejemplo del PP

Financiación ilegal, corrupción activa, tráfico de influencias y violación del secreto de instrucción… cualquier persona normal buscaría alejarse de alguien tan marcado por el uso de su poder para cometer ilegalidades; pero Pablo Casado, presidente del PP, participó el miércoles pasado junto a Sarkozy en la tercera jornada de la convención nacional del partido, celebrada en Madrid. «Es un honor contar con Sarkozy», dijo Casado al presentar al exmandatario francés. El líder del PP ha dicho que «es un amigo de España».

Y Casado ha ido más allá de una mera presentación, elogiando su gestión y sus principios: «Queremos tomar los buenos ejemplos de gestión de Sarkozy», dijo. El líder del PP ha reclamado a los suyos no separarse «de los principios» del partido porque entonces «el rédito electoral es menor». «Cuando somos fieles a los principios, los electores nos lo agradecen», ha dicho.

El exmandatario francés recibió con una gran ovación y ha dedicado buena parte de su discurso a defender una «Europa fuerte» e independiente, que «elija quiénes son sus amigos» y decida «si habla con Rusia, con China o con EE UU».

Casado cargó contra la gestión de Sánchez y se ha preguntado «¿qué hubiera hecho Sarkozy»?. «Estamos listos para gobernar España», ha apuntado. «Para volver a ayudar a Europa y pasar de ser un problema que rescatar a ser motor», en referencia a los fondos europeos.

Le Monde y Casado

El prestigioso diario francés Le Monde se ha hecho eco de la enorme metedura de pata de Casado. “Difícilmente se puede hacer peor”, sentenció el diario sobre la idea de la formación y de su presidente de invitar al expresidente francés Nicolas Sarkozy a intervenir en una de las mesas.

“El invitado de honor no era otro que Sarkozy”, explica Le Monde a sus lectores, a los que informa que tanto los titulares de los periódicos como el resto de partidos políticos destacaron esta circunstancia cuando se conoció la condena.

«Cuando se anunció el exjefe de Estado, muchos analistas se sorprendieron por la arriesgada invitación de un político condenado por corrupción y tráfico de influencias en marzo y políticamente desfasado, que representa todo lo que el PP debe evitar», explica Le Monde.

Según Le Monde, “en los pasillos del PP explicaban que cuando lo invitaron, aún no se conocía la condena”. “El jueves, ya no había duda del error”, agrega.

Spanishrevolution.net

A %d blogueros les gusta esto: