Noticias Política estatal

Miguel Bosé, del negacionismo del coronavirus al de los impuestos

El cantante aparece vinculado desde 2016 a una sociedad offshore con sede en Panamá

Desde que estalló la pandemia del Covid-10, el cantante Miguel Bosé se ha convertido en un adalid del negacionismo con un discurso sin sustento científico que provocó el cierre de sus redes sociales por las teorías que en ellas difundía.

Bosé ha asegurado estar muy bien informado y que «hay un plan urdido para que la verdad no se sepa» y se pregunta que dónde está el virus. Jordi Évole le propuso hace unos meses que se enfrentara a un científico en un debate televisivo, sin embargo, y a pesar de que solo unos minutos antes decía sentirse preparado para hablar sobre la ciencia tras haber leído muchos documentos que desmontan lo que él considera la «gran mentira», el cantante se negó a charlar con el epidemiólogo.

“No quiero debatir en esta charla sobre ciencia porque no estamos acreditados”, le dijo Évole a lo que Bosé respondió: “Yo más que tú, mucho más porque es un tema que me concierne y me ha tocado directamente y lo he abordado”. “Este tema sale de un cártel de multimillonarios psicópatas llamado Foro de Davos donde se viene planeando desde hace 15 y 10 años. Te metes en la página web y allí está todo porque ellos se creen los dueños de la humanidad, de la Tierra, del planeta porque son muy ricos y arrogantes”, continuaba. Un auténtico despropósito.

la guerra de la covid 19 heroes fuego amigo y miguel bose

Negacionista de Hacienda

Además del negacionismo de la salud pública, Bosé ha sido otro de los nombres famosos que este domingo se han desvelado en la investigación de los Papeles de Pandora por estar vinculado desde 2016 a una sociedad offshore panameña abierta a través de una entidad de banca privada suiza, la Union Bancaire Privée (UBP) de Ginebra. Un negacionista de los impuestos.

En el año 2006, una gestora dependiente del UBP inscribe en Panamá a Dartley Finance, aunque Bosé aparece vinculado a esta mercantil desde agosto de 2016 y no consta una fecha de extinción de dicha relación, tal y como consta en los documentos a los que ha accedido laSexta. Durante 10 años, Dartley Finance no tuvo accionistas reales y estuvo controlada a través de acciones al portador. Este tipo de documentos se prohibió en Panamá en 2015 debido a su uso en esquemas de defraudación o de ocultación de bienes.

En agosto de 2016, se reúnen los directivos de Dartley Finance, Edgardo E. Díaz, María Vallarino A. y Fernando A. Gil, y se acuerda cancelar las 10.000 acciones al portador de la sociedad y sustituirlas por la misma cantidad de títulos nominativos a favor del cantante. El encuentro que otorgó la titularidad de esta sociedad panameña coincide con la mudanza de Bosé a Panamá y se produce dos años antes de que se trasladara, a finales de 2014, junto a su pareja y sus cuatro hijos al país centroamericano.

Reincidente

En julio de ese mismo año la Agencia Tributaria española estaba revisando las cuentas de Costaguana SL, la empresa con la que Miguel Bosé gestiona la mayor parte de sus intereses en España,fundada en marzo de 1984 con el nombre “Miguel Bosé S. A.”. Aquella inspección se convirtió en 2020 en una multa de cerca de 80.000 euros, ratificada un año más tarde. 

En 2018, tras la ruptura con su pareja Nacho Palau, Bosé se muda a México junto a sus hijos y allí permanece desde entonces. Después de pasar dos años en Interlomas, una lujosa zona residencial donde viven los más ricos del país, Bosé se mudó hace un año al rancho San Francisco, un lugar blindado para los curiosos y los paparazi, con seguridad privada y casas que rondan los dos millones de euros.

Tal y como recoge El País, al cierre del ejercicio 2017 el cantante debía al fisco más de 1,9 millones de euros y apareció en la lista pública de morosos. Al año siguiente, consiguió saldar al menos parte de la deuda y ya no figuraba entre los señalados.

Y todavía más

Sin embargo, sus problemas con Hacienda no han acabado allí. Actualmente, Bosé está utilizando dos propiedades en Madrid para responder a las reclamaciones de Hacienda.

Desde diciembre de 2020 la Agencia Tributaria tiene dos hipotecas sobre su finca de 9.500 metros cuadrados en Pozuelo de Alarcón como garantía del pago de una deuda. Y en las escrituras de otra vivienda, un ático de 71 metros cuadrados en el barrio madrileño de Chueca, figura un embargo de Hacienda para responder por dos pagos que suman 443.384,65 euros.

Spanishrevolution.net

A %d blogueros les gusta esto: