El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha regalado a la Cadena Ser unas clarificadoras declaraciones sobre el sentido de estado del PSOE y de como entiende el PSOE la política.

«Yo me abstuve en el año 16«, indica Ábalos, que continuó: «Ahora les correspondería hacerlo a ellos (PP), con más motivo si cabe, porque nosotros tuvimos que pasar por alto todos los escándalos de corrupción que ya eran un gran impedimento para la investidura de Rajoy«.

Simple y conciso, Ábalos ha resaltado en menos de un minuto que no les importó que Mariano Rajoy y los suyos hayan robado, mentido, coaccionado o conspirado para enriquecerse, con tal de hacerlo presidente y continuar con el sistema bipartidista aunque fuese contradiciendo lo que indicaron en 2016.

Ese año Sánchez no ha conseguido el apoyo del Congreso de los Diputados para ser investido presidente, al no haber obtenido la mayoría absoluta, tal y como se esperaba. Los 130 votos a favor de PSOE y Ciudadanos se toparon con un muro de 219 votos en contra, los de Podemos entre ellos, debido a que los socialistas querían que firmasen un cheque en blanco para que el PSOE gobernase sin los morados (¿nos suena de algo la situación?).

Antonio Hernando, el entonces portavoz socialista, subió a la tribuna durante el Pleno del Congreso en el que el PSOE investiría a Rajoy para «fijar la posición de su grupo«, afirmó contundente: «Vigilaremos cada paso que dé. Está usted en clara minoría y bajo una estrecha vigilancia». Esas declaraciones chocan ahora con lo que dice Ábalos, ya estaba vigilado, pero no les importaba, había que seguir un plan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.