Desde 2014, más de 100 personas de nacionalidad saudí ha sido juzgadas ante el Tribunal Penal Especializado por cargos vagos y muy variados que tienen que ver con su oposición al gobierno, incluida la crítica pacífica de las autoridades.

Los juicios de varios activistas chiíes en este tribunal han sido sumamente injustos, y los acusados han sido declarados culpables, y en muchos casos condenados a muerte, por cargos vagos que criminalizan el ejercicio de una oposición pacífica, y basándose en “confesiones” extraídas mediante tortura u otros medios coercitivos.

El derecho internacional prohíbe estrictamente el uso de la pena de muerte en el caso de delitos cometidos por personas menores de 18 años, sin embargo Arabia Saudí quiere utilizar ahora la pena capital como castigo para un joven a quien detuvieron a los 13 años por participar en unas protestas contra el gobierno cuando tenía 10.

La fiscalía saudí pidió la pena de muerte para Murtaja Qureiris en agosto de 2018 por una serie de delitos, algunos de los cuales datan de cuando el joven sólo tenía 10 años. La CNN reveló esta semana que el joven puede ser condenado a muerte, y publicó unas imágenes de vídeo en las que aparecía montado en bicicleta en unas protestas en la Provincia Oriental de Arabia Saudí cuando era un niño en 2011.

Murtaja Qureiris, que ahora tiene 18 años, fue arrestado en septiembre de 2014 y estuvo detenido en Dar al-Mulahaza, un centro de detención de menores de la ciudad de Dammam. El joven, que permaneció aislado durante un mes, fue sometido a palizas e intimidación en su interrogatorio. Sus interrogadores le prometieron que lo dejarían en libertad si se confesaba autor de los cargos contra él. En mayo de 2017 lo trasladaron a la cárcel de Al-Mabaheth, un centro penitenciario de adultos de Dammam, aunque sólo tenía 16 años. Durante su detención se le negó el acceso a asistencia letrada hasta después de su primera sesión judicial, celebrada en agosto de 2018 en el Tribunal Penal Especializado, un tribunal antiterrorista creado en 2008 que cada vez se utiliza más para casos relacionados con manifestantes y activistas de derechos humanos.

Se le acusa de participar en protestas antigubernamentales, asistir al funeral de su hermano Ali Qureiris, que murió en una manifestación en 2011, unirse a una “organización terrorista”, arrojar cócteles molotov contra una comisaría y disparar a las fuerzas de seguridad. Actualmente está aguardando la siguiente sesión de su juicio.

Arabia Saudí tiene un terrible historial de uso de la pena de muerte, incluso contra menores, tras juicios sumamente injustos que se basan en confesiones extraídas mediante tortura. El uso de la pena de muerte es terrible en todas las circunstancias, pero aún más cuando sigue a un juicio injusto y se usa contra personas que fueron detenidas cuando eran menores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.